Un psiquiatra informó que Julian Assange presenta u…

https://images.pagina12.com.ar/styles/focal_16_9_960x540/public/2020-09/107051-b504e0be-110b-4254-836d-2729ffbdb753_0.jpg?itok=CFu1zA1O

El psiquiatra Michael Kopelman informó que Julian Assange presenta un comportamiento suicida que podría potenciarse si la justicia inglesa decide extraditarlo a Estados Unidos. El relato del especialista se dio en nueva jornada del juicio contra el creador de Wikileaks donde la jueza británica Vanesa Baraitser deberá decir si concede su extradición. El especialista aseguró que en varias ocasiones el periodista australiano le reveló que escuchaba voces y música en su celda de la cárcel de máxima seguridad de Belmarsh, Londres. La justicia estadounidense pretende lograr la extradición de Assange para juzgarlo por la publicación de centenares de miles de documentos secretos entre 2010 y 2011. 

Riesgo de vida

Kopelman se reunió una veintena de veces con el activista durante su encarcelamiento. En los encuentros, el periodista de 49 años le confesó que oía voces que le decían: «Estás muerto, venimos a buscarte». Según el especialista Assange manifestó instintos suicidas que tienen origen en factores clínicos. En su presentación escrita ante el tribunal, Kopelman afirmó: «Estoy tan seguro como puede estarlo un psiquiatra de que, en caso de una extradición inminente, Assange encontraría la forma de suicidarse«. Además señaló que su estado de salud podría deteriorarse considerablemente si finalmente es trasladado a EEUU.

El médico observó en Assange pérdida de sueño, disminución de peso y una sensación de preocupación e impotencia como resultado de las amenazas a su vida. A su vez, dijo que el periodista había ocultado una hoja de afeitar como medio para lastimarse. También que venía teniendo cavilaciones obsesivas sobre distintas formas de cometer suicidio. Kopelman repasó los antecedentes personales, médicos y familiares de Assange como factores a tener en cuenta, así como las observaciones que hizo durante sus visitas. Además informó que el activista australiano ya había sido diagnosticado con depresión clínica y síndrome de Asperger. El psiquiatra informó que los pacientes con esta sintomatología son nueve meses más propensos a quitarse la vida según estudios del experto en autismo Simon Baron-Cohen.

Un antecedente cercano

Kopelman sostuvo que la Ley de Extradiciones del Reino Unido de 2003 es muy clara respecto a un caso como el Assange. “El articulo 91 prohíbe realizar una extradición si la condición física o mental de la persona es tal que sería injusto u opresivo llevarla a cabo«, sostuvo el especialista. A su vez también citó el artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. “Establece que nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”. Ambas normativas fueron aplicadas en otro caso reconocido de la justicia inglesa. Se trató de Lauri Love, estudiante de ciencias de la computación del Reino Unido, que también tiene síndrome de Asperger. EEUU había pedido en 2016 su extradición por delitos informáticos. Sin embargo en 2018 un tribunal de segunda instancia resolvió no concederla. La Justicia británica había fundamentado su decisión argumentando que el foro judicial al que se lo buscaba trasladar no era el correcto. También marcó las condiciones adversas que enfrentaría en la cárcel estadounidense.

El fiscal James Lewis, que representa a la justicia norteamericana, intentó poner en duda la experiencia de Kopelman en el tema. En el interrogatorio al especialista sugirió que como neuropsiquiatra se ocupaba de la interacción entre la enfermedad cerebral y la salud mental y, por lo tanto, no está lo suficientemente calificado para comentar sobre el caso. Kopelman dijo que el comentario era un insulto. Además informó que el propio Lewis había solicitado sus servicios psiquiátricos para un caso diferente, por lo que consideró poco razonable que ahora cuestione sus calificaciones. A su vez, Lewis insinuó en varias oportunidades que el periodista estaba fingiendo o exagerando sus síntomas para inducir un diagnóstico y evitar la extradición. El doctor británico dijo que era muy consciente de esa posibilidad. Pero sostuvo que para asegurar algo así tendría que haber encontrado signos que nunca vio en Assange.

El fundador de WikiLeaks fue arrestado en abril del año pasado en la embjada de Ecuador en Londres, donde se encontraba asilado. 



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat