Séptimo banderazo con críticas al Gobierno y reclamos por la Justicia

https://images.clarin.com/2020/09/19/banderazo-contra-el-gobierno-en___9BBKa4FNV_1200x630__1.jpg

Con la Justicia y la cuarentena como denominadores comunes de una amplia batería de reclamos, miles de personas volvieron a movilizarse contra el Gobierno de Alberto Fernández en pleno pico de la pandemia. El epicentro fue en el Obelisco porteño y la Quinta de Olivos, pero hubo réplicas en las principales ciudades de varias provincias.

Sin insignias partidarias, sólo banderas argentinas que se vendían a $100, los manifestantes repitieron las consignas de las marchas anteriores –la última había sido el domingo pasado- pero hicieron hincapié en dos hechos de esta semana: la remoción de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi y del juez Germán Castelli; y la extensión de la cuarentena hasta el 11 de octubre.

“Bruglia, Bertuzzi y Castelli, el pueblo los apoya”, “No a la impunidad”, “¡Cristina Kirchner delincuente!”, “Queremos un presidente que nos represente, no un socio de la corrupción”, planteaban algunos de los carteles.

Otros apuntaban más allá del Ejecutivo. “Camaño mercenaria, traidora a la patria”, rezaba una pancarta contra la diputada lavagnista que otorgó el voto clave en el Consejo de la Magistratura para habilitar la revisión de los traslados de esos jueces, designados por decreto durante el gobierno de Mauricio Macri.

La Corte Suprema –que va a expedirse sobre el tema- también recibió cuestionamientos y pedidos: “¿Dónde está la Corte?” “Señores jueces, salven a la República”, “El futuro de la patria está en sus manos”.

“Vengo para apoyar a la Justicia, a renegar a la Corte y para que el Gobierno no le robe a (Horacio Rodríguez) Larreta bienes que son nuestros”, aseguró Eva, de 74 años, a Clarín, mientras un hombre sacaba un parlante del baúl para hacer sonar el himno argentino.

El otro foco de críticas apuntó contra la extensión de la cuarentena. «Basta de usarse la cuarentena para robarse un país», «Barbijo sí, mordaza no», «Seamos libres, lo demás no importa nada», eran los lemas más repetidos.

La convocatoria se extendió vía redes sociales y cadenas de Whatsapp. En la Ciudad, además del Obelisco, se reunió gente en Acoyte y Rivadavia y Cabildo y Juramento2. En Olivos, se congregaron frente a la quinta presidencial, donde cantaron: «¡Alberto, cuidado! El pueblo está cansado». También hubo concentraciones en las principales ciudades de Córdoba, Mendoza, San Juan.

El primer banderazo contra el Gobierno ocurrió el 20 de junio, cuando se anunció la intención de expropiar la cerealera Vicentin. Desde ese momento no se detuvieron. Luego hubo protestas el 9 de Julio, el 1, 17 y 26 de agosto, el domingo pasado y este sábado.

Como ya es costumbre, varios dirigentes de la oposición se acoplaron. Entre la caravana de autos, dio el presente la presidenta del PRO, Patricia Bullrich –recién recuperada del coronavirus- y el diputado Fernando Iglesias. “Creí que iba a venir poca gente hoy y me equivoqué. La rebelión antipopulista sigue en marcha en todos lados”, celebró el legislador.

Por su parte, el presidente del bloque de Juntos por el Cambio en Diputados, Mario Negri, se expresó en las redes: «Ojalá que en esta ocasión el Gobierno nacional escuche el mensaje de la sociedad que hoy se sumó al #Banderazo. La grieta no la profundiza la gente sino el oficialismo con su agenda de tensión política e institucional. La Justicia es independiente o no es Justicia».

Horas después, el ministro de Salud, Ginés González García repudió las formas: «Cualquier expresión que quieran hacer me parece absolutamente razonable, lo que me vuelve loco es que la convocatoria sea contagiarse. Eso me vuelve loco», declaró en diálogo con C5N.

Por otra parte, entre los manifestantes del Obelisco había numerosos grupos anti vacunas. La agrupación denominada “Médicos por la Verdad” juntaba firmas para que la vacuna contra el Covid-19 «sea voluntaria y no obligatoria». «Está todo armado. Es un plan social y económico», señalaba una de sus representantes buscando firmas.

A pocos metros, con un megáfono otra agrupación denunciaba: «Hay un apocalipsis socio laboral, por eso lo que tienen que hacer es exterminar a pobres e improductivos. Ese es el plan. No hay virus ni nada, es un plan de exterminio porque el capitalismo no puede absorber más mano de obra». Siguiendo esa línea, incluso algunos, no usaban barbijos.

De fondo, en una de las marquesinas luminosas se alternaba la publicidad del Gobierno de la Ciudad pidiendo mantener el distanciamiento y usar barbijo. «El esfuerzo que hicimos valió la pena no nos descuidemos ahora», señalaba.

Mirá también

Mirá también



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat