https://images.pagina12.com.ar/styles/focal_16_9_960x540/public/2020-11/117862-9a-20teysseire.jpg?itok=IeUrwe7W

Economía continúa con su hoja de ruta para desarmar las presiones de la brecha cambiaria y normalizar el mercado financiero. El ministro Martín Guzmán anunció un esquema de gestión de la política fiscal para el último bimestre del año. Informó que el Tesoro no recibirá nuevos adelantos transitorios del Banco Central durante noviembre y diciembre.

Las necesidades fiscales se cubrirán con emisiones de títulos colocados al sector privado. Con esta agenda se anunció para este martes una nueva licitación de bonos en pesos con tasas de interés variables. A su vez, se dieron nuevas precisiones sobre el canje de deuda que se hará la próxima semanas para los fondos de inversión, como Pimco, que quedaron con activos en moneda local.

“Durante este año la gestión fiscal ha sido afectada por los severos impactos de la pandemia manifestados en la contracción de los ingresos públicos y en urgentes e ineludibles necesidades de gastos”, dijeron en el Palacio de Hacienda. Para agregar que “frente a la imposibilidad de acceder al financiamiento a través del mercado de capitales, el mayor déficit fiscal significó un aumento de los requerimientos de asistencia financiera por parte del Banco Central”.

En Economía se explicó que en los últimos meses la paulatina (pero aún incipiente) recuperación de la actividad repercutió positivamente en la recaudación impositiva, mientras que el financiamiento en el mercado interno ha permitido renovar vencimientos y captar recursos netos. Aseguran que se crearon las condiciones para establecer con mayor certidumbre el sendero fiscal hacia el final del año.

“Durante los meses de noviembre y diciembre no se solicitarán asistencias del Banco Central al Tesoro en forma de Adelantos Transitorios, tras las cancelaciones efectuadas en los últimos días”, anunció para moderar expectativas del mercado respecto de los niveles de emisión monetaria de los últimos meses. “En cuanto a la política financiera para el cierre del año, se apunta a renovar la totalidad de los vencimientos de capital e intereses y obtener financiamiento neto de mercado por hasta un 10 por ciento respecto al total de vencimientos de dicho período”, precisó.

El incremento de financiamiento neto que supere ese umbral del 10 por ciento de roll over (refinanciación) del Tesoro será destinado a reducir adicionalmente el nivel de asistencia del Banco Central. “Esta adecuación de las políticas presupuestarias, que supone continuar protegiendo a los sectores de la sociedad que permanecen en estado de vulnerabilidad y avanzar en la normalización del financiamiento del sector público”, detalló Hacienda.

Además precisaron que “esta estrategia de gestión fiscal contribuye a crear un puente de previsibilidad entre la ejecución presupuestaria del corriente año y el Presupuesto 2021, que contempla una considerable reducción de las necesidades de financiamiento y del crédito del Banco Central al gobierno”.

Guzmán planteó que la apuesta es cerrar la brecha cambiaria e indicó que el principal objetivo es recuperar el crecimiento del mercado interno. “El sistema financiero está bien, está robusto. Los dólares están en los encajes y en los bancos, de manera que no hay que tener ningún temor. Si hay una gran lección que aprendimos los argentinos es cuidar los depósitos de la gente y no prestar dólares a quien no produce dólares», planteó.

A la vez sostuvo que «tenemos con qué hacer frente a la necesidad de divisas. La brecha es un tema que nos ocupa porque los mercados paralelos generan expectativas y el contado con liquidación es también un mercado, existe, no lo podemos negar, pero debemos hacer que no sea tan volátil». Guzmán indicó que «cuando hay controles de capitales como ahora, hay brecha, pero lo importante es que eso no se traslada a los precios».

El titular del Palacio de Hacienda señaló que «las tensiones cambiarias ya existían y se profundizaron. Estamos buscando que la brecha vaya a 0, ahora está en el 90 por ciento y creemos que si baja a niveles del 50 o 60 sería más adecuado». Dijo además que «la renegociación de la deuda era necesaria pero no es suficiente y ahora necesitamos que la economía se recupere transitando un sendero de estabilidad y para lograr eso, es necesario poner las cuentas en orden a una velocidad que nos permita crecer y usar la política pública para alentar la generación de trabajo y las exportaciones para tener las divisas que necesitamos».



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com