https://images.clarin.com/2019/12/27/el-gobernador-bonaerense-axel-kicillof___0ehZwoBJ_1200x630__1.jpg

Un gesto. Apenas un retoque del artículo N° 104 del proyecto de reforma de la Ley Fiscal, de Axel Kicillof, marcaría la tendencia de buena vecindad del gobierno bonaerense con los intendentes del PJ y de la oposición.

Sería a través de la eliminación del 20 % que intenta quedarse la Provincia con las Patentes de vehículos 2009. El destino del 20 % iría a Rentas Generales. Hasta ahora, la integridad del tributo lo perciben directamente los municipios, para modelos anteriores a 2008. Esa facultad la conservarían las comunas con patentados anteriores a ese año. Pero en las partidas 2009, el fisco provincial ahora quiere encargarse de la percepción, directa, y el resto para cada uno de los 135 distritos.

Automotores recauda 30.000 millones de pesos, con el parque de la última década. Los autos “viejos” reportan mucho menos, aunque, en tiempos de escasez, hasta las monedas cuentan.

Mirá también

La otra resolución a tiro de lazo es la baja “virtual” del 75% en el gravamen del Inmobiliario Urbano, a través de una “compensación” por pagos adelantados u otras técnicas que achaten esa presión en la escala más alta de propietarios. El propio Kicillof lo insinuó en su larga explicación del viernes, cuando propuso que los pagos adelantados en la cúspide de la pirámide tendrían un 20% de descuento en la factura. Exactamente lo proyecto por inflación para todo 2019. Ni un punto más.

La alternativa incluiría una nueva actualización en la segmentación que va desde el 15% hasta el 55% en la suba impositiva. Antes, alguien tendrá que informar cuántos contribuyentes del Urbano quedan alcanzados por el aumento del 35%, cuántos en el 55% y cuántos en el 75%.

La oposición sostiene que en el segmento de suba del 55% quedan involucrados 2.600.000 partidas, la mitad de la contribución impositiva del Urbano (4.600.00). ¿Ese dato es verificable por ARBA?. Conformaría un espacio definido de clase media. Por eso este ruidoso entuerto político.

María Eugenia Vidal hizo lo mismo en 2018, pero el retoque pasó inadvertido. Sin estridencia. Y en 2017 aprobó el revalúo fiscal del Urbano, con el mismo mutis político.

Mirá también

Es anécdota. En estas festividades,  gobierno y oposición definen generalidades: ricos tocados para unos y clase media también englobada, en otros. Sin números para cada segmentación de partida. En el Rural habría cierta flexibilidad, toda vez que resultan coincidentes que el 75% corresponde a 200 productores de mayor poder contributivo, con más de 3.000 hectáreas y 3.000.000 de pesos de valor fiscal. No obstante, los intendentes chacareros sostienen que los propietarios agropecuarios ya fueron afectados por la imposición de retenciones (promedio del 3%) resuelta a nivel nacional. Allí, Kicillof se manifiesta inflexible. 

El jueves, si el objetivo es avanzar, algo habrá de concesionarse en la capital provincial, entre el gobernador y los alcaldes de Juntos por el Cambio de Interior y del Conurbano. Este lunes Kicillof confirmó el encuentro. Estaba previsto en agenda desde antes de las fiestas, aunque admitió que la Ley Fiscal será el tema.

Habría que rastrear el formato tentativo de arreglo en la reunión de intendentes de la UCR con el ex presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, en Rivadavia, casi en los confines bonaerenses contra La Pampa. Monzó mantiene un bloque de seis integrantes en Diputados de Buenos Aires, en sociedad con el lord mayor de San Isidro, Gustavo Posse. Acaba de sostener un armisticio interno con Jorge Macri (Vicente López), después de un alejamiento político interno en Cambiemos. Ambos procuran construir identidad para 2023, entre los resquicios que deja María Eugenia Vidal.

Uno de los asistentes a Rivadavia explicó “la buena voluntad para ayudar a la gobernabilidad”. En sordina cuestionó la aparente cerrazón del oficialismo. Paradójico, la misma estrategia en solitario del gobernador que atribuyeron desde el PJ bonaerense en una publicación de Walter Schmidt, en Clarín. Este lunes, con el resguardo necesario, insistieron en el mismo espacio partidario: “El 27 fue la última vez que hablamos seriamente con el gobernador de la Ley Fiscal”. Luego, silencio de radio, dicen.

Mirá también

Los memoriosos recuerdan que entre las dispersiones dialécticas del actual embajador en Brasil, Daniel Scioli, se encontraba aquella donde cuestionaba a “los campeones del off the record”. En referencia a supuestos calienta oídos que se escudaban en el anonimato. “Tan justo él que hablaba sin decir nada”, encoleriza un estigmatizado jefe comunal.

En aquellos tiempos, la aparente sordera del ex gobernador determinaron que los “barones” del Conurbano concurrieran más a los despachos de la presidencia de la Nación que al Palacio de Gobierno, en La Plata. Analogías, repiten, con las posibilidades que les abre el presidente Alberto Fernández, con puestos en el gabinete y canonjías futuras.

Son sólo especulaciones, entre el desconcierto. Lo cierto, entonces concluyen, son los hechos. Kicillof creyó que la aprobación de la reforma tributaria era un trámite, fracasó en el Senado ante la mayoría de JpC y no pasó Diputados por defección de su propia tropa.

Había experimentado ese desaliento cuando quiso incluir el artículo N° 31 en la Ley de Emergencia económica que establecía la centralización y registro diario de envío de fondos de la Nación a los municipios. Una especie de monitoreo de Kicillof, y control pesos por peso, que los intendentes peronistas resistieron.

El 7 de enero sería la nueva sesión en la Legislatura. Este lunes el Poder Ejecutivo decretó la convocatoria a Extraordinarias 2020. Existe una presunción de ingreso del proyecto por Diputados. Eso revelaría cierta imposibilidad acordancista. En la Cámara baja el Frente de Todos tiene mayoría y se aseguraría media sanción. La ley requiere ese número para la aprobación. La entrada por Senado, en cambio, caracterizaría la tregua.

Hasta ese momento persistirán las suspicacias. Si se mantiene el artículo N° 104 habrá una lectura obligada. La irreductibilidad de pensamiento que le atribuyen a Kicillof.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com