https://images.pagina12.com.ar/styles/focal_16_9_960x540/public/media/articles/39250/juguetes-20foto-20na.jpg?itok=_aGmvizF

“La industria juguetera nacional está en su peor momento”, asegura el presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete, Emmanuel Poletto. “Si bien se comienza a revertir la caída de ventas en las jugueterías, hay mucho impacto negativo por el crecimiento del contrabando y de las importaciones desleales. En los últimos cuatro años, la industria nacional del juguete perdió veinte puntos de participación en el mercado interno, pasando del 50 por ciento del mercado al 30 por ciento en la actualidad. Hoy en día, cuatro de cada diez máquinas están sin producir”, agrega Polletto.

Todos los segmentos de la industria argentina del juguete vienen presentando retrocesos debido a la recesión que está atravesando la economía y al exceso de productos importados. Desde la Cámara del Juguete dicen que el contrabando explica el 30 por ciento del mercado. “Ante las restricciones presupuestarias, los consumidores muchas veces recurren a la compra en la vía pública, lo que pone en riesgo la salud de los niños y niñas. Recomendamos comprar productos certificados en comercios habilitados”, dice la entidad.

Otro de los frentes que impacta en la industria nacional, no sólo del juguete, es el ingreso irrestricto de productos provenientes de Asia a precios de dumping. “La competencia desleal se concentra en rubros como arbolitos de navidad, lanza aguas, globos para agua, juguetes didácticos para primera infancia, juegos de playa y camiones de plástico, artículos que se fabrican en la Argentina a precios competitivos”, advierten en la Cámara. Las importaciones de juguetes del período enero-octubre totalizaron 11,6 millones de kilogramos netos, por un total de 79,3 millones de dólares, el doble de los valores de 2015.

En los últimos cuatro años, también se duplicó la cantidad de empresas importadoras. En la actualidad, hay 548 importadores de juguetes en un contexto de mercado recesivo, lo cual genera sobreoferta y acumulación de stocks. “No nos oponemos a la importación de juguetes que complementan nuestra producción, pero en los productos en que somos competitivos, debe darse prioridad a la producción nacional. La situación actual provoca que la leve reactivación que se está generando favorezca más al negocio de importación que a la fabricación nacional”, agregan los empresarios jugueteros. Buscan que el gobierno reimpulse el programa Ahora 12 «con menores tasas para los productos de fabricación nacional».



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com