Luego de algunas idas y venidas, el Gobierno publicó este lunes por la tarde en el Boletín Oficial la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva sancionada con trámite ultra exprés en el Congreso. De ese modo entraron en vigencia las nueve emergencias, el impuesto del 30% a la compra y los gastos en dólares en el exterior, el aumento en Bienes Personales, la suspensión de la movilidad jubilatoria y el incremento de las retenciones, entre otros puntos. Alberto Fernández había anunciado un veto parcial para eliminar del beneficio de la moratoria a las medianas empresas, aunque luego el observado fue otro artículo, uno sobre las retenciones petroleras.

«Obsérvase en el artículo 52 del Proyecto de Ley registrado bajo el N° 27.541 la frase que dice ‘En ningún caso el derecho de exportación de hidrocarburos podrá disminuir el valor Boca de Pozo para el cálculo y pago de regalías a las provincias productoras’”, quedó expresado el veto parcial al final de la publicación en el Boletín Oficial. No hubo, al menos en esta instancia, modificaciones a la cuestión referida por el Presidente en las horas previas.

“En Diputados, creo que fue Carlos Heller, incluyó en el beneficio con moratoria a empresas más grandes de las que habíamos previsto. Empresas medianas. Se agregó algo y eso es lo que estamos corrigiendo”, había dicho Alberto F. en la sala de prensa de la Casa Rosada, cuando anunció que la ley estaba por publicarse con un veto parcial.

Mirá también

Consultado por Clarín sobre los dichos del Presidente en el brindis con los periodistas, Heller explicó que el cambio se produjo en el artículo 19, referido a las alícuotas de las contribuciones patronales. Y que en la sesión, siendo alrededor de las 7 de la mañana y cuando se discutía el articulado en particular, la propuesta de modificar el texto fue del radical Luis Pastori.

“En lugar de hablar de monto [el alcance por ventas totales anuales que no superen los 48 millones de pesos] propuso hacerlo por categoría, las empresas medianas tramo II. Nos pareció razonable y lo aceptamos aclarando que entendíamos que era indiferente desde el punto de vista del alcance de la medida”, aseguró Heller.

En ese momento -ya entrada la mañana- hubo aplausos de distensión y risas que cruzaron las bancadas, porque hasta ese momento el oficialismo le había bochado a Pastori -vocero de Juntos por el Cambio– eventuales modificaciones, incluidas propuestas de cambios parciales en los artículos 8 y 13, referidos a la moratoria para pymes.

Tal es así que Heller le dijo a este diario que veía bien si el Presidente vetaba parcialmente el artículo 19, si el cambio significaba un alcance mayor y no un tema “formal” como él interpretó.

Aun así fuentes oficiales no descartaron que la limitación del beneficio de la moratoria a las empresas pequeñas se concrete en una instancia posterior, en la reglamentación de la norma, de acuerdo con lo que dejó trascender Vilma Ibarra -secretaria Legal y Técnica- algo que estará listo antes de fin de año. La AFIP podría de ese modo dejar afuera de lo establecido por la ley en ese artículo a las consideradas medianas.

Sobre el veto parcial al artículo 52, el Gobierno expuso los fundamentos. “Desvirtúa tanto el método de cálculo basado en el precio real obtenido por el productor en sus operaciones de comercialización en el mercado externo, como la finalidad de no afectación de las inversiones en la explotación y producción hidrocarburíferas, habida cuenta que el resultado de dicha incorporación incrementa el monto real de las regalías hidrocarburíferas, lo que lleva al encarecimiento del valor de las exportaciones para las operaciones de comercio exterior y de los costos de extracción y producción para las operaciones en el mercado interno”, quedó expresado como argumento entre los considerandos del decreto firmado por Alberto Fernández, Santiago Cafiero y los ministros.

Mirá también

“Que, a su vez, por el funcionamiento de la oferta y la demanda en el mercado interno, medidas como las que aquí se describen tienden a provocar un aumento de los costos de los combustibles en las bocas de expendio y comercialización en perjuicio de los intereses económicos de usuarios y consumidores”, continuó la justificación del veto parcial por parte de los funcionarios.

«Diputados redactó que las petroleras pagaran las regalías sobre el valor de boca de pozo sin el descuento de los derechos de exportación, lo cual podría llevar a un traslado al valor del precio de la nafta en surtidor», pasaron en limpio en la Casa Rosada. La medida causó sorpresa entre mandatarios de provincias petroleras y sindicalistas del sector.

Alberto “volteó” una frase de la ley que hacía pagar más regalías a petroleras

Guillermo Nielsen en Vaca Muerta.

Guillermo Nielsen en Vaca Muerta.

El veto presidencial al artículo 52, el único de la ley de Emergencia con 88 artículos que generó apenas se conoció todo tipo de suspicacias.

Ese apartado que alcanza al precio del crudo y las retenciones tiene enormes implicancias.

Es que si se toma el precio del petróleo con las retenciones ese valor es menor y por ende gravita en las cuentas de las empresas. Pero implica que puede caer el valor de las regalías que se pagan a las provincias.

Por eso el veto de Alberto Fernández al artículo llevó alivio al sector petrolero.

Trascendió que hubo una gestión de Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo que tiene bajo su órbita a la poderosa Secretaría de Energía.

Hubo un paso previo que fue la baja de las retenciones a las petroleras del 12% al 8%.

Durante la hora de la votación el diputado opositor Federico Frigerio, de Tierra del Fuego y primo hermano del ex ministro del interior Rogelio Frigerio, propuso que “en ningún caso el derecho a la exportación de hidrocarburos podrá disminuir el valor boca de pozo para el cálculo y pago de regalías a las provincias productoras”.

La modificación, aceptada por unanimidad por el bloque oficialista, implicaba una base de tributación más alta que en el sector fue denunciada como una “doble imposición” y amenazaron con recurrir a la Justicia.

El principal cuestionamiento radicaba en la pérdida de competitividad contra los yacimientos no convencionales de los Estados Unidos que podría derivar en una reducción de las inversiones proyectadas.

Eso habría sido lo que le transmitieron al secretario de Energía Sergio Lanziani quien a su vez lo hizo saber al ministro Kulfas. Así se activó el veto presidencial al artículo.

Desde Casa Rosada deslizaron que se trata de una industria con capacidad de aumentar sus exportaciones a corto plazo.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com