Evo Morales advierte sobre el posible freude electoral en Bolivia.

El ex presidente de Bolivia, Evo Morales, advirtió este miércoles que el actual Gobierno de facto de Jeanine Áñez intentará evitar el triunfo en las elecciones del 18 de octubre del candidato del MAS Luis Arce mediante un «golpe o fraude».

«Saben que vamos a ganar las elecciones y la oposición buscará evitar el triunfo de Arce por golpe o fraude», sentenció Morales en un encuentro virtual con la prensa en Buenos Aires, donde permanece refugiado desde diciembre.

«Si ganamos por poco van a desconocer los resultados y la única forma de evitarlo es ganar ampliamente«, expresó el ex mandatario.

Y agregó: «Nuestra tarea es cuidar el voto y defenderlo. Siento que no va a ser sencillo, mucho va a depender de la comunidad internacional y de la fuerza de los movimientos sociales en Bolivia».

Luis Arce Catacora, candidato a presidente de Bolivia por el Movimiento al Socialismo (MAS), llega a los comicios como claro favorito en todas las encuestas. De acuerdo al Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), Arce se ubicaría en primer lugar con el 44,4% de los votos.

Siguiendo esa encuesta, en segundo lugar se encontraría Carlos Mesa, el candidato de Comunidad Ciudadana (CC), con el 34%. En tercer lugar Luis Fernando Camacho, de la alianza Creemos, con el 15,2%. Los otros cuatro candidatos sumarían el 6,4% de los votos válidos.

Las encuestas de intención de voto de la fundación católica Jubileo brindaron otros números: 29,2% para Arce, 19% para Mesa y 10,4% para Camacho. Esa ventaja «es sin contar con el voto del exterior», remarcó Morales al recordar que en la Argentina hay empadronados 171.000 bolivianos.

«Son 2% del padrón nacional. Ustedes van a decidir el futuro de Bolivia«, dijo el expresidente. «Miembros de embajadas y consulados van a sabotear porque saben que aquí (en el exterior) arrasamos con el 80% o 90%», advirtió.

Elecciones en Bolivia

Suspendidos tres veces por la pandemia de coronavirus, estos comicios reemplazan a los de octubre de 2019, anulados por denuncias de supuesto fraude que derivaron en protestas y la renuncia de Morales, forzada por una asfixiante presión del Ejército y sectores civiles que terminó con un golpe de estado y la asunción de la presidenta de facto Jeanine Áñez.

Las elecciones tendrán una primera vuelta el 18 de octubre y en caso de que ningún candidato supere el 50% de los votos o aventaje por al menos 10 puntos al segundo, se celebrará una segunda ronda el 29 de noviembre.

La Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) enviarán observadores a Bolivia, que vive una ola de violencia política agravada por las graves consecuencias de la pandemia.

Según la Oficina en La Paz de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en Bolivia se registraron en el último mes 27 acciones «reprobables de violencia» de grupos civiles. 

«Nos están provocando», opinó Morales. «El plan es llegar a segunda vuelta y si no, provocar, generar suspensión de elecciones y nueva convocatoria para ellos unirse y a nosotros dividirnos; pero estamos unidos«, concluyó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat