Dura crítica de la UIA al impuesto a las grandes fortunas: «Descapitaliza a empresas que invierten, producen y crean empleo»

https://images.clarin.com/2020/06/03/el-titular-de-la-uia___jV9XN4z_N_1200x630__1.jpg

La Unión Industrial Argentina (UIA) criticó el proyecto de ley de “Aporte Solidario y Extraordinario, conocido como el impuesto a las grandes fortunas, al considerar que «incrementa los problemas que impiden la reactivación económica, afectando profundamente al sector productivo».

«El sesgo con el que se ha diseñado este proyecto descapitaliza a empresas que invierten, producen y sostienen el empleo en un contexto de emergencia social, sanitaria y económica», advirtieron en un documento elaborado por los departamentos técnicos de la UIA.

En este sentido, cuestionaron que «el proyecto no diferencia entre el patrimonio formado por capital productivo (empresas, máquinas y activos tecnológicos en el país) y aquél compuesto por activos financieros o inmuebles».

«El proyecto de ley del «Aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia» incrementa los problemas que impiden la reactivación económica, afectando profundamente al sector productivo. El sesgo con el que se ha diseñado este proyecto descapitaliza a empresas que invierten, producen y sostienen el empleo en un contexto de emergencia social, sanitaria y económica», arranca el comunicado.

Desde la UIA estiman que esto es, fundamentalmente, porque «el proyecto no diferencia entre el patrimonio formado por capital productivo (empresas, máquinas y activos tecnológicos en el país) y aquél compuesto por activos financieros o inmuebles».

«Como resultado de esta medida, las empresas deberán destinar recursos afectados a la producción al pago de este aporte«, sintetiza.

Además, analiza que la Argentina está transitando esta pandemia «con una inercia que combina aumentos de la carga impositiva, disminución de la inversión, caída del empleo y del consumo con el consecuente desplome de la recaudación».

«Esta delicada situación fiscal puede mejorar, pero sólo será a partir de una recuperación de la actividad y una mayor formalización de la economía», sigue.

«Actualmente, el sector formal de la economía soporta el incremento de la carga impositiva a costa de una economía informal que le quita recursos al país. Argentina necesita revertir esta tendencia que afecta la capacidad de generar divisas y producción nacional, perdiendo cada vez más competitividad y espacio en los mercados externos. El sistema tributario debe incentivar la reactivación económica, inversión y la generación de empleo. El proyecto en cuestión va en sentido contrario», sentencia.

La UIA asegura que es clave «no afectar aún más el sector productivo y subsanar los problemas del proyecto actual», y para ello propone cuatro soluciones.

La primera es «Excluir de la base de imposición a las acciones o participaciones en activos productivos», el segundo «permitir dar cumplimiento al monto de aporte requerido mediante un importe equivalente en inversiones productivas en el plazo de un año».

El 3 y cuatro son: «Incorporar las mismas exenciones que las que presenta el impuesto a los bienes personales, agregando la exención a Obligaciones Negociables de empresas argentinas para no afectar el ahorro en moneda nacional y en instrumentos públicos (que acaban de atravesar un proceso de renegociación) e «Incorporar un mínimo no imponible y corregir las alícuotas para evitar tratamientos desiguales».

El Foro de Convergencia Empresarial también había manifestado su «gran preocupación» por el avance en la Cámara de Diputados del proyecto. «Se trata de una iniciativa que es confiscatoria«, señaló la entidad El Foro que representa a las 80 instituciones más importantes de la Argentina (AEA, UIA, IDEA, ACDE, la Sociedad Rural, ABA, DAIA y la Cámara de Comercio, entre otras).

El proyecto es una iniciativa de los diputados Carlos Heller y Máximo Kirchner y está previsto que sea tratado este martes en una sesión especial de la Cámara Baja. El mismo está inmerso también en críticas desde el mundo corporativo y luego de que al menos tres grandes empresarios –Marcos Galperin (Mercado Libre), Gustavo Grobocopatel (Los Grobo) y Federico Tomasevich (Puente)- decidieran mudarse a Uruguay y, con ello, dejar de tributar en la Argentina.

[ad_2]

Fuente

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat