Axel Kicillof aumentó a la policía y controló la crisis, pero ya enfrenta nuevos reclamos

https://images.clarin.com/2020/09/10/el-gobernador-de-la-provincia___VanKnWqvC_1200x630__1.jpg

Axel Kicillof logró descomprimir la protesta de la policía Bonaerense y cerró las 72 horas más críticas de su gestión, un tramo inquietante que arrancó el lunes y se extendió hasta este jueves.

El gobernador resolvió elevar el salario mínimo de bolsillo de los efectivos policiales a 44 mil pesos, que quedará equiparado con los sueldos iniciales del personal de la Policía Federal. La medida alcanzará a 39.521 uniformados, lo que representa más del 40% de los efectivos bonaerense.

Desde La Plata, escoltado por su vice Verónica Magario, el jefe de Gabinete Carlos Bianco y el ministro de Seguridad Sergio Berni, Kicillof calificó la medida como una «reivindicación histórica».

Detalle: el acto marcó la reaparición pública del ministro, que estuvo poco -o nada- visible durante el conflicto. En La Plata, casi en un ejercicio repetido, confirmaron que el teniente coronel retirado seguirá al frente de Seguridad.

En paralelo, el plus por «uniforme» se aumentará a 5 mil pesos y las horas CORES -las extras- pasarán de 36 a 120 pesos. Se trata de dos componentes que, en ejercicio, incrementarán el salario de bolsillo de los efectivos.

«Ningún policia, cuando egrese de nuestra escuela, tendrá entre salario de bolsillo y compensación por el uniforme menos de 49 mil pesos, y aquel policía que realiza horas adicionales va a cobrar arriba de 60 mil», precisó Kicillof.

Del acto, en la gobernación bonaerense en La Plata, participaron intendentes del Frente de Todos, jefes policiales y legisladores como Máximo Kirchner, jefe del bloque de diputados nacionales del FdT.

Kirchner participó, el miércoles, del anuncio de Alberto Fernández en la quinta de Olivos que aportó los fondos con los que Kicillof dispuso el incremento salarial. En verdad, la suba estaba pautada de antemano pero Kicillof y su equipo pulían detalles para pivotear sobre dos factores: no alterar aun más las cuentas, de por si en rojo, y evitar que se genera una ola de reclamos de los empleados estatales.

El decreto de Fernández que le quita 1 punto de Coparticipación a CABA y se lo deriva a un fondo para la provincia, aporta unos 9 mil millones para lo que queda del año y en 2021 alcanzaría unos 45 mil millones.

Con los fondos extra, Kicillof adquiere músculo financiero para afrontar los aumentos a la policía que le permiten, en términos políticos, surfear sin demasiadas heridas políticas, un estallido poco usual y que tuvo episodios particularmente violentos como la protesta en la residencia oficial de La Plata donde viven la mujer y los hijos del gobernador.

El segundo punto entró, ayer, en una espiral de mayor intensidad: los gremios estatales, luego de cuestionar el modo en que protestó la policía, le pidieron reabrir las paritarias.

Kicillof lo sabía de antemano. Como contó Clarín el miércoles, el gobernador planificó un esquema para que la suba de los policías le permita, luego, compensar y disponer aumentos a los demás sectores de la administración pública.

La Federación de Gremios Estatales y Particulares de la provincia de Buenos Aires (FEGEPPBA) le remitió una nota a la ministra de Trabajo bonaerense, Mara Ruiz, para pedir la «urgente» reapertura de las paritarias estatales. Hubo, así y todo, un planteo específico sobre atender las demandas del personal de salud.

El anuncio de Kicillof formó parte del Plan Integral de Seguridad que, entre otras cuestiones, contempla el aumento salarial. «Es un primer paso más profundo, es dar un salto de calidad y profesionalismo» en la fuerza, especificó Kicillof y advirtió que serán «más exigentes».

«Esto afecta también a la formación. Vamos a darle un plan estratégico para que desarrolle los mismos estándares profesionales que tienen las fuerzas federales», precisó.

Detalló que «se pondrá en marcha el instituto universitario Juan Vucetich» para «avanzar en la jerarquización de la fuerza», y anunció que la policía bonaerense tendrá «dos hospitales específicos».

También se refirió a las manifestaciones de las últimas horas y sostuvo que «no es la imagen» que quieren tener de la policía. «Hemos visto imágenes espantosas, frente a mi propia residencia donde vivo con mi familia. Esas imágenes no deben volver a repetirse», cuestionó.

Y sumó: «Si esto es un reclamo salarial y de condiciones de trabajo, estamos dando una respuesta contundente e histórica, si no, vamos a comprender que es una cuestión política y es una cosa distinta».

Kicillof había comenzado el anuncio agradeciendo «al Presidente, que nos permite asegurar los fondos para hacer este anuncio, que antes hubiera sido en el aire».

Mirá también

Mirá también



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat