https://images.pagina12.com.ar/styles/focal_16_9_960x540/public/media/articles/40459/1542931929181122279_0.jpg?itok=5PMrlLMI

El brasileño Carlos Ghosn, ex presidente de Renault-Nissan, que cumplía arresto domiciliario en Japón, bajo cargos de corrupción, se escapó y reapareció en Líbano, país que no tiene tratado de extradición con Japón. De hecho, Ghosn tiene ciudadanía libanesa.

Junichiro Hironaka, abogado japonés del empresario de 65 años, se mostró “estupefacto” por la noticia y confirmó que tiene en su poder los tres pasaportes del empresario: brasileño, francés y libanés. No se sabe aún cómo salió del país.

El empresario llegó a Beirut, aparentemente en un vuelo privado desde Turquía. Habría arribado el pasado domingo. Al parecer, usó pasaporte y nombre falsos. Detrás deja cuatro acusaciones por malversación de fondos.

Ghosn, cuando cayó bajo arresto en Japón. AFP

El propio Ghosn confirmó dónde se encuentra a través de un vocero. “Actualmente estoy en Líbano. No soy más un rehén del sistema judicial japonés parcial, donde prevalece la presunción de culpabilidad”, afirmó. Añadió que «no he huido de la justicia, me he liberado de la injusticia y de la persecución política y por fin puedo comunicarme libremente con los medios, lo que haré a partir de la próxima semana».

El proceso judicial contra Ghosn se había pospuesto en Japón y el empresario solamente podía hablar con su esposa a través de Skype en diálogos que eran escuchados por la Fiscalía de Japón. El empresario había sido arrestado en noviembre de 2018 y enfrentaba la posibilidad de una condena a diez años por cargos de malversación.

Ghosn fue presidente de Nissan y la salvó de la quiebra. Fue definido como uno de los diez hombres de negocios más importantes del mundo fuera de los Estados Unidos por la revista Fortune en 2003 y llegó a invertir 4 mil millones de dólares en el desarrollo de autos eléctricos por parte de Renault y Nissan.

Junichiro Hironaka, abogado del empresario, habla a los medios después de la fuga. EFE

Su caída en desgracia se produjo el 19 de noviembre de 2018 tras su arresto en Tokio por supuesto fraude y evasión fiscal. El consejero delegado de Nissan, Hiroto Saikawa, afirmó en aquel momento que propondría la destitución de Ghosn como presidente de la compañía tres días más tarde, cuando se reuniera el directorio de la compañía. 

Su detención impactó en la cotización de Renault en la Bolsa de París, en donde cayó el valor de la acción hasta un 10 por ciento, marcando su mínimo en los últimos cinco años. Ahora enfrentará el proceso desde Líbano, país en el que vivió de joven, mientras la causa sigue su rumbo en Japón.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com