«Si teníamos alguna esperanza de que podían haber vuelto mejores, ya no la tenemos»

https://images.clarin.com/2019/04/10/mauricio-macri-cuando-la-aerolinea___wJ9L4IpQw_1200x630__1.jpg

El ex presidente Mauricio Macri cuestionó este domingo el cierre del aeropuerto de El Palomar a través de una carta que publicó en sus redes sociales titulada «¿Iban a volver mejores?».En ese texto, planteó que «si teníamos alguna esperanza de que podían haber vuelto mejores, ya no la tenemos».

«El cierre de la actividad comercial en El Palomar es una acción más que atropella el bienestar de miles de pasajeros, comercios y empleos, anteponiendo un ‘apagón ideológico a los beneficios que esa actividad significaba», enfatizó el ex mandatario, quien compartió el escrito en Facebook, Twitter e Instagram.

Este sábado, luego de que se conociera el cierre del aeropuerto, Macri se había manifestado con una primera y breve reacción: «Qué tristeza», había escrito citando un tuit de su ex ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

En tanto, en el escrito que compartió este domingo planteó: «Desde que implementamos nuestra nueva política aerocomercial más de un millón de argentinos volaron por primera vez. Los vuelos de bajo costo produjeron un impacto en la logística del transporte tan profundo que personas que nunca habían volado ni pensaban que iban hacerlo alguna vez en sus vidas, se encontraron incrédulos arriba de un avión».

Macri arremetió una y otra vez contra el Gobierno por la decisión y lo atribuyó a cuestiones políticas: «Es bueno que digamos las cosas como son. Estas clausuras políticas no son en contra de lo que hicimos en nuestro gobierno, son en contra de los argentinos de menores recursos que se beneficiaban con ellas».

Sobre el final, el ex presidente aseveró que este tipo de «clausuras ideológicas» incluyeron el Expediente Electrónico y las Sociedades Anónimas Simplificadas. «Podría continuar con ejemplos como este en todas las áreas. Ex ministros y secretarios me cuentan diariamente que esto está pasando en cada ministerio y en todos los niveles».

El viernes se terminó de confirmar que Flybondi retomará sus vuelos regulares de cabotaje desde Ezeiza, por lo cual la aerolínea que hace tres años fue el símbolo del desembarco de las «low cost» en la Argentina aceptó trasladar su base de operaciones desde El Palomar, que a partir de ahora quedará vacío de compañías.

Aviones de Flybondi, ahora desde Ezeiza.

Aviones de Flybondi, ahora desde Ezeiza.

Recientemente se había mudado también JetSmart, por lo que ahora El Palomar -que emplea a más de mil personas- ya no funcionará.

Desde inicios de 2018, más de 2,5 millones de personas pasaron por esa aeroestación, la tercera del Área Metropolitana de Buenos Aires. Fueron 764.000 personas en 2018 y 1,7 millones en 2019.

Sin embargo, este viernes los directivos de Flybondi anunciaron cuál fue el resultado de las negociaciones con el Organismo Regulador del Sistema Nacional Aeroportuario -encabezado por un militante de La Cámpora-, luego de que en abril pasado Aeropuertos Argentina 2000 solicitase el cierre de la estación aérea.

Desde la empresa anunciaron que trasladarán su base de operaciones a Ezeiza. Si bien anuncian el cambio como «temporal», Flybondi se habría asegurado una «amarra» en el Aeroparque, actualmente en obras de refacción de su pista. Así, en el futuro operaría sus vuelos de cabotaje desde la Ciudad de Buenos Aires, mientras que los internacionales se seguirían haciendo desde Ezeiza.

La carta completa

¿IBAN A VOLVER MEJORES?

Creíamos que todos habíamos aprendido algo. Confiábamos en que había cosas que no iban a volver a suceder en la Argentina, que el gobierno partía de una posición más ventajosa que nosotros en 2015 y que la iba a aprovechar para profundizar lo que se había hecho bien. Teníamos la esperanza de que habían vuelto mejores.

Pero el anuncio del cierre del aeropuerto de El Palomar para vuelos comerciales y otras medidas llevadas a cabo durante este año demuestran lo contrario. Hay en marcha un plan activo y deliberado para entorpecer, clausurar, estropear o eliminar cualquier política implementada por nuestro gobierno, aún aquellas que de manera objetiva e incontestable fueron beneficiosas para todos los argentinos.

Esto es lo que está pasando ahora mismo con la que llamamos “revolución de los aviones”. El cierre de la actividad comercial en El Palomar es una acción más que atropella el bienestar de miles de pasajeros, comercios y empleos, anteponiendo un “apagón ideológico” a los beneficios que esa actividad significaba.

Es bueno recordar que desde que implementamos nuestra nueva política aerocomercial más de un millón de argentinos volaron por primera vez. Los vuelos de bajo costo produjeron un impacto en la logística del transporte tan profundo que personas que nunca habían volado ni pensaban que iban hacerlo alguna vez en sus vidas, se encontraron incrédulos arriba de un avión. Esos vuelos fueron vuelos de emoción, con llantos de alegría y aplausos que inauguraban una nueva Argentina.

Facilitar al máximo el acceso a los vuelos, entre otras cosas habilitando un aeropuerto cercano que implicara los mínimos gastos de transporte para arribar allí, fue una pieza muy importante para el éxito de esta “revolución de los aviones”. En poco tiempo el aeropuerto de El Palomar se volvió el cuarto con mayor número de pasajeros del país.

Es bueno que digamos las cosas como son. Estas clausuras políticas no son en contra de lo que hicimos en nuestro gobierno, son en contra de los argentinos de menores recursos que se beneficiaban con ellas.

Pero las cosas van más allá. Las clausuras ideológicas abarcan otras políticas públicas que funcionaban muy bien, como lo que hicieron al desmantelar el uso del Expediente Electrónico, un instrumento indispensable para la transparencia de la administración pública porque permite que cada paso de un expediente quede registrado de manera digital, garantizando su trazabilidad. El Expediente Electrónico era una vigía contra los actos de corrupción. Lo apagaron. También eliminaron las Sociedades Anónimas Simplificadas que permitían en una hora estar operando como empresa. ¿Y qué pasó? Ahora Uruguay le ofrece a los argentinos crear Sociedades Anónimas Simplificadas. Podría continuar con ejemplos como este en todas las áreas. Ex ministros y secretarios me cuentan diariamente que esto está pasando en cada ministerio y en todos los niveles.

Si teníamos alguna esperanza de que podían haber vuelto mejores, ahora ya no la tenemos.

AFG

[ad_2]

Fuente

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat