Quita de fondos: la Ciudad pide debatir ya una nueva coparticipación federal que la incluya

https://images.clarin.com/2020/09/10/el-10-de-setiembre-pasado___KA-hrVjkz_1200x630__1.jpg

En un nuevo round de la pelea entre la Ciudad y la Nación por la quita de fondos que impuso el gobierno de Alberto Fernández al distrito, dos diputados macristas presentarán este martes un proyecto de ley que impulsa establecer un nuevo régimen de coparticipación de los recursos fiscales, y que incluya a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La iniciativa de los diputados Pablo Tonelli y Alvaro González había sido anticipada por este último el viernes pasado, cuando intervino en el plenario de comisiones de Asuntos Constitucionales y de Presupuesto en que la mayoría kirchnerista le dio dictamen al proyecto que ya con media sanción del Senado, y que aplica un nuevo recorte de 0,92% a la Ciudad y establece un monto fijo de $24.500 millones para transferirle al jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, por el gasto del traspaso de la Policía Federal.

El reclamo de una nueva coparticipación, es parte de la estrategia de Larreta en la pelea por los fondos del distrito, y aunque Juntos por el Cambio no tenga los votos suficientes para imponer la discusión y sanción de una nueva ley, es una jugada política para amplificar la situación en que se encuentra la Ciudad.

Es que, cuando se sancionó en enero de 1988 la ley 23.348 de distribución de los recursos fiscales entre la Nación y las Provincias, la Capital Federal no era “autónoma”; había un Concejo Deliberante pero al intendente lo elegía a dedo el Presidente de la Nación. Recién la reforma constitucional de 1994 estableció la autonomía de la Ciudad en su articulo 129 (el primer intendente porteño elegido por voto popular sería Fernando de la Rúa).

Así, el proyecto de Tonelli y González tiene solo dos artículos. El primero especifica que el término “provincias” que utiliza la ley comprende a todas las provincias creadas o a crearse y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires “en absoluta igualdad de condiciones”.

En el artículo 2, encomienda a la Comisión Federal de Impuestos (que tiene un representante por la Nación y uno por cada provincia, y un Comité Ejecutivo) formular en 6 meses la propuesta de un nuevo régimen de coparticipación, y enviarlo al Congreso para su debate y aprobación.

“Vamos a discutir en serio las cosas, sino es todo relato”, dijo el diputado González a Clarín, “hay que ver las provincias que viven con el 95% de la coparticipación y la Ciudad de Buenos Aires que tiene el 75% de los ingresos propios”, agregó.

En los fundamentos del proyecto se recuerda que al establecerse ese régimen de 1988 que era “provisorio por dos años y lleva 32” la Ciudad no era autónoma, así como Tierra del Fuego era entonces territorio nacional y no una provincia. La Ciudad, señalan, depende de la “discrecionalidad del gobierno de turno” y por falta de actualización de la ley debió firmar convenios bilaterales con el gobierno nacional, que fueron cinco entre 2002 y 2019.

Esa discrecionalidad también es lo que en todos estos debates esgrimió el kirchnerismo para justificar el hachazo de recursos, aduciendo que Mauricio Macri había triplicado los fondos por decreto hasta llegar a 3,5%.

Del lado de la Ciudad los argumentos insisten que en el distrito viven 3 millones de personas y otros 3 millones entran cada día a trabajar: “Hay una clara intencionalidad política de ahogar un sistema de gestión que ha sido exitoso hace 16 años”, dice González a Clarín, por los dos mandatos de Mauricio Macri como alcalde, continuidad ahora con Larreta que va por su segundo.

De hecho, la carga contra la Ciudad la propició Cristina Kirchner tempranamente en los comienzos del gobierno del Frente de Todos, cuando planteó en términos de una injusticia social durante un acto en La Matanza que “hasta los helechos y agapantos tienen agua” en el distrito porteño, y más tarde se sumaría Alberto Fernández con la declaración de su “culpa” por la “opulencia” de la Ciudad.

El plano político es inocultable: el kirchnerismo ve en la Ciudad al principal bastión y vidriera de la oposición -catapultó a Macri, mientras que la mayoría electoral siempre los ha rechazado- y en Larreta a uno de sus rivales potenciales de alto riesgo en el próximo turno presidencial.

“En el marco del desacople entre la vigente ley de coparticipación federal y la Constitución Nacional, se producen situaciones arbitrarias como por ejemplo el dictado del decreto 735/2020 mediante el cual el presidente de la Nación, en forma inconsulta y unilateral, decidió quitar a la ciudad de Buenos Aires más de un punto de la coparticipación que por convenios bilaterales le correspondía”, expresan Tonelli y González en el proyecto.

Larreta llevó un amparo a la Corte Suprema en setiembre por el recorte por decreto presidencial cuando Alberto F. le sacó 1,18% para «resolver» con esos fondos la crisis salarial de la Policía Bonaerense.

El trámite ultra exprés del Senado para otro recorte de 0,92% se coronó con la media sanción del 2 de octubre, otorgando monto fijo de $24.500 millones por el traspaso de la policía, que el macrismo denuncia que nunca se fundamentó en números. Ese proyecto tendría sanción en la próxima sesión en Diputados, posiblemente esta semana.

En este marco, el gobierno porteño viene de presentar ante la Legislatura un proyecto de Presupuesto «de contingencia», que cobrará 1,2 % de impuesto de sellos a los consumos con tarjetas de crédito, más otros recortes en estudio (renegociaciones de contratos, baja de algunas obras) para compensar los menores ingresos de un distrito que, repiten la Ciudad, aporta 22% y recibía con Macri -ya no- solamente 3,5%.

Mirá también

Mirá también

[ad_2]

Fuente

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat