https://www.pagina12.com.ar/assets/media/FallBack-Logo.jpg

El presidente de Chile Sebastián Piñera aseguró que muchos videos de la represión son falsos, tergiversados o filmados fuera de su país. Denunció que su gobierno sufre una campaña de desinformación muy difícil de contrarrestar. Según el presidente la campaña tiene origen en Rusia y otros países de Europa oriental. Desde la oposición salieron a pegarle con un denominador común: la negación de la realidad del presidente chileno.

Las palabras de Piñera forman parte de una entrevista emitida por la señal CNN en español. En el reportaje el mandatario abonó la teoría de las amenazas externas en línea con otros gobiernos de la derecha latinoamericana. «La campaña de desinformación, de noticias falsas, de montajes para crear una sensación de un desorden y de una crisis total, ha sido gigantesca. En eso han habido sin duda participación de gobiernos e instituciones extranjeras«, denunció el presidente. De esa manera se refería al estallido desatado el 18 de octubre en Chile
, que se transformó en la peor crisis social desde el regreso a la democracia en 1990.

Para sostener su hipótesis el mandatario se basó en el informe «Big Data» sobre las protestas, que el Ministerio del Interior le entregó a la Fiscalía y fue conocido el pasado fin de semana. «Se ha utilizado las redes sociales para causar desorden y descontrol«, afirmó Piñera. “Se trata de causar más desorden, más manifestaciones, más descontrol, más desobediencia civil, para perjudicar al sistema político chileno”, dijo el presidente. Puesto a buscar culpables Piñera apuntó a grupos de narcotraficantes y anarquistas dentro del país. “Pero también hay una mano extranjera«, enfatizó el mandatario. Dijo que muchas de las campañas vienen de Rusia y otros países de Europa Oriental.

Especificamente el mandatario hizo referencia a la muerte de José Miguel Uribe, de 25 años, en Curicó, al sur de Santiago. En un primer momento un militar que se entregó a la justicia fue indicado como el autor del disparo que mató al joven. Sin embargo, la investigación dio un vuelvo y determinó que la bala no provino de su arma. “La Fiscalía determinó que no era así. Que eso que había sido profusamente difundido, el que había matado a un chileno no había sido el militar, sino que había sido una banda rival. Como ese hay muchos ejemplos”, dijo el jefe de Estado. El diario La Tercera informó que la fiscalía denunció a un empresario de la zona por la muerte de Uribe.

Desde varios sectores de la oposición hicieron fila para criticar a Piñera. El ex candidato a la presidencia por la Nueva Mayoría (NM), Alejandro Guiller, cuestionó la represión que llevó adelante el gobierno. «¡Basta, presidente Piñera! Lo único falso es su negativa a reconocer las gravísimas violaciones a los derechos humanos!«, dijo Guiller. «Lo lamentable es que Carabineros las seguirá cometiendo mientras usted los siga avalando. Deje de buscar enemigos donde no los hay«, agregó el ex candidato. En las elecciones presidenciales de 2017 Guiller perdió el ballotage con Piñera. Obtuvo un 45,42 por ciento de los votos, mientras el presidente de chile alcanzó un 54,58 por ciento.

Otra de las críticas vino desde la Mesa de Unidad Social (MSU). El dirigente Luis Mesina aseguró que con sus declaraciones Piñera mostró incapacidad para discernir la realidad. «Solo una persona que no está en su sano juicio podría sostener algo así«, manifestó Mesina. La MSU reúne a más de 150 organizaciones sociales, estudiantiles y sindicales. Cumple un rol importante como interlocutora entre los manifestantes y el gobierno.

Por su parte, la dirigente del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, denunció que Piñera está mintiéndole al pueblo chileno. “La irresponsabilidad de Sebastian Piñera no tiene límites, miente, tergiversa, manipula la realidad. Ve un permanente `complot internacional´ que es su propia fantasía, un verdadero peligro para Chile”, dijo Sánchez desde su cuenta de Twitter.

En defensa del presidente habló el ministro del Interior Gonzalo Blumel. «Efectivamente hay mucha información que no es veraz, que es falsa, que circula por redes y medios que no nos damos el tiempo de verificar». En línea con el Piñera, Blumel también abonó la teoría de la injerencia extranjera fogoneando las protestas. El ministro sugirió la incidencia de cuentas de redes sociales y actividades digitales que provienen del extranjero, en magnitudes y proporciones importantes.

Chile vive su crisis más grave de los últimos 30 años. Ya son más de veinte los muertos durante las manifestaciones, a los que hay que sumar miles de heridos graves. Organismo de la sociedad civil vienen denunciando las violaciones a los derechos humanos
llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad. En esa línea se manifestaron tanto el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU (ACNUDH), Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

Esta semana el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) denunció que el país vive las más graves y múltiples violaciones a los derechos humanos desde 1989, año en terminó la dictadura de Pinochet. Ese organismo público autónomo interpuso un total de 943 denuncias contra las fuerzas de seguridad, de las cuales 750 son por torturas y 134 por violencia sexual. El primer actor político dentro del gobierno que pagó por la represión fue ex ministro del Interior y primo de Piñera, Andrés Chadwick
. En un proceso iniciado en el Congreso el ex ministro fue inhabilitado por cinco años para ejercer funciones públicas.





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com