mínima ventaja para los «verdes» y la necesidad de garantizar el quórum

https://images.clarin.com/2020/12/16/debate-por-el-aborto-en___PpnNOlZUA_1200x630__1.jpg

Faltan 10 días para la sesión que definirá si el aborto será legal, o no, en el país. Las miradas apuntan a la cita del 29 de diciembre en el Senado -donde hace dos años la misma iniciativa fracasó- y con la pelea voto a voto ningún sector se anima a aventurar cuál será el desenlace.

La firma del dictamen le devolvió la esperanza a los “verdes”, pero el terreno sigue empatado y todos los escenarios están en juego: las dos senadoras aún indefinidas, el quórum, los pedidos de cambios al texto y la posibilidad de “revertir” posturas entre las claves.

Esta semana se despejaron tres incógnitas importantes. El senador radical Juan Carlos Marino, que estaba replanteando su postura, anunció que votará en contra, tal como lo hizo en 2018. Sin embargo la oficialista Silvina García Larraburu, que también había rechazado la ley ese año, ahora acompañó con su firma el dictamen del proyecto y salió del grupo de whatsapp de los “celestes”.

A ella se sumó Edgardo Kueider (FdT), que figuraba indefinido y avaló el proyecto con su firma. Sin embargo, lo hizo “en disidencia parcial” y pide modificaciones, por lo su acompañamiento no está 100 % asegurado.

Contando al entrerriano a favor, los legisladores a favor de la iniciativa sumarían 35, uno más que los 34 “celestes”.

Sin embargo, el aliado oficialista Alberto Weretilneck, que se pronunció siempre a favor de la legalización, sorprendió pidiendo cambios a cuatro artículos del proyecto y en las últimas horas aseguró que condiciona su apoyo a esas modificaciones. Ya lo llamaron Oscar Parrilli, Anabel Fernández Sagasti y María de los Angeles Sacnun para conversar el tema.

En el oficialismo no ven que haya chances de hacer modificaciones porque en ese caso la iniciativa debería volver a Diputados y apuestan a saldar las diferencias existentes en la reglamentación del proyecto que debe hacer el Ejecutivo. La oficina de Legal y Técnica que conduce Vilma Ibarra está comprometida con eso.

Mientras tanto el catamarqueño Oscar Castillo (UCR), que votó a favor hace dos, volvió a sembrar dudas al no firmar el dictamen. Semanas atrás había dicho que se abstendría, pero en su entorno aseguran que «mantendrá la coherencia» de 2018. Legisladores de su espacio aseguran que estaba en una zona sin conexión, y mantienen esperanzas en que fue por eso.

Por fuera de estas inquietudes, las dos legisladoras que siguen indefinidas son la neuquina Lucila Crexell, que en 2018 se abstuvo y la radical Stella Maris Olalla, que ingresó en 2019, y nunca se pronunció sobre el tema. Ninguna de las dos planea adelantar su decisión hasta el mismo día de la sesión.

En número mágico al que apuntan los «verdes» es el de 37 senadores, cifra que les permitiría mantener quórum en caso de que a la hora de la votación y viendo que pueden perder los celestes abandonen el recinto para intentar hacer caer la sesión.

“No hay margen para eso. Es una  promesa de campaña del Presidente, los legisladores del oficialismo tienen que hacerse responsables de las políticas del Gobierno», advierten varios del FdT.

En extremo hermetismo, para evitar que los acuerdos fracasen, el oficialismo está trabajando para que algunos de los celestes de sus propias filas se den vuelta o al menos se abstengan.

«Soy cautelosa con los votos para el 29. Estamos tratando de convencer con mucho respeto a los que piensan votar en contra«, declaró la presidenta de la comisión de la Banca de la Mujer, Norma Durango, en el Destape Radio.

En paralelo, preocupan los rumores que indican que por decisión política algunos “verdes” de Juntos por el Cambio pueden retirar su apoyo para hacer fracasar al Gobierno. “(Mauricio) Macri los está llamando para presionar”, comentan algunos. En JxC lo desmienten.

Lo cierto es que hay un punto en el que todos coinciden: hasta el día 29, todo puede pasar.

“Si bien veo pareja la votación tengo motivos para pensar que los q estamos en contra podemos ganar porque representamos al interior, y de acuerdo a las cifras en nuestras provincias el sentimiento para que no se apruebe esta ley es muy fuerte. Soy optimista de que se puede ganar”, aseguró a Clarín el correntino Pedro Braillard Poccard (JxC), quien reconoce que este año no recibió las amenazas y agresiones vividas en 2018.

“Celebro la forma en la que hemos podido trabajar, manteniendo un tono de conciliación y respeto por las convicciones del otro, a pesar de la vehemencia que el tema amerita. Estamos frente a un momento histórico que supone que como sociedad repensemos consideraciones sobre las mujeres que tienen más de 100 años, y que impactan directamente en nuestra autonomía. La aprobación de esta ley significará no sólo saldar una deuda pendiente en términos de derechos de las mujeres, sino también contribuir al desarrollo basado en la equidad en nuestro país», afirmó a Clarín su compañera de bancada, Guadalupe Tagliaferri.

Mirá también

Mirá también

[ad_2]

Fuente

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat