https://images.clarin.com/2020/10/27/este-martes-27-de-octubre___RCIDZnjCF_1200x630__1.jpg

En el medio de los homenajes por los 10 años de la muerte de Néstor Kirchner, La Cámpora publicó un video con discurso del ex presidente en la ex ESMA el 24 de marzo de 2004, cuando el entonces mandatario pidió perdón por el silencio del Estado durante los 20 años que siguieron a la última dictadura, un gesto que molestó a su antecesor Raúl Alfonsín. Kirchner acabaría pidiéndole disculpas en privado al líder radical por no destacar el histórico juicio a las juntas militares.

«Las cosas hay que llamarlas por su nombre (…) Vengo a pedir perdón de parte del Estado nacional por la vergüenza de haber callado durante 20 años de democracia tantas atrocidades», sostuvo Kirchner en el discurso -replicado por la Cámpora en las redes sociales- en el que anunciaba la creación del Museo de la Memoria en el mayor centro clandestino de detención y tortura en la dictadura.

El entonces Presidente, que ese día ordenó al jefe de Ejército Raúl Bendini que retirara los retratos de los dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone del Patio de Honor del Colegio Militar, omitió los avances de Alfonsín en materia de Derechos Humanos.

Ese “olvido” irritó a Alfonsín. «Siento dolor porque creo que fue injusto y omitió parte de la historia de la democracia de los argentinos. No puede afirmarse que durante mi gobierno se haya guardado silencio”, sostuvo antes de enfatizar que su administración llevó a juicio a los jefes militares. El ex mandatario radical , destacó además la «diferencia ética que existe entre los indultos y el Nunca Más o el juicio a las juntas».

Kirchner se hizo eco de las declaraciones de Alfonsín y lo llamó por teléfono. “Yo nunca voy a olvidar el juicio a las juntas, siempre lo he dicho y quería que usted lo supiera”, sostuvo. La reivindicación, sin embargo, fue -a diferencia del discurso encendido de Kirchner- en la esfera privada.

El malestar no impidió que Alfonsín denunciara públicamente en agosto de ese mismo año un golpe económico de “la derecha”.

Dos años después, el padre del actual embajador en Madrid sostuvo que Kirchner encabezaba «una campaña» para «reinventar la historia» de los últimos años e intenta que los argentinos crean «que los derechos humanos comenzaron ahora».

La acusación de Alfonsín fue al término de la audiencia en La Plata donde se juzgaba al ex jefe policial Miguel Etchecolatz, por crímenes cometidos durante la última dictadura militar, en 2006.

“Me jugaba en la época del proceso cuando otros no aparecían y ahora critican y en la época de mi gobierno me volví a jugar”. El ex presidente radical aseguró que Kirchner «no nació de un repollo» y le propuso que hiciera una «autocrítica» como la que le había pedido a los radicales.

Cristina Kirchner durante el homenaje que le realizó a Raúl Alfonsín cuando era presidenta.

Cristina Kirchner durante el homenaje que le realizó a Raúl Alfonsín cuando era presidenta.

La tensión entre los dos dirigentes estaba atravesada por la construcción de la “transversalidad”, a través de la cual el Gobierno buscaba sumar a radicales al armado electoral del oficialismo. El entonces jefe de Gabinete y actual presidente Alberto Fernández era el encargado de tejer esa estrategia.

Los vaivenes entre los Kirchner y Alfonsín sumaron más capítulos. En 2006 Alfonsín no pudo ingresar a la Casa Rosada para homenajear a Arturo Illia, a 40 años de su derrocamiento. El entonces gobierno habló de un malentendido y requerimientos burocráticos.

El ex dirigente alfonsinista, Leopoldo Moreau, muy cercano a Cristina Kirchner, difundió un comunicado muy crítico. “Para el Gobierno los únicos golpes de Estado repudiables son los que se hicieron contra el peronismo”, afirmaba el actual diputado oficialista.

En octubre de 2008, cuando Cristina Kirchner era presidenta, descubrió el busto del ex presidente radical en un acto en la Casa de Gobierno. “Como Presidente, lo quiera o no, (usted) es el símbolo del retorno a la democracia en al República Argentina”, lo homenajeó la actual vicepresidenta.

Desde agosto pasado, los bustos de Kirchner y Alfonsín, en la Casa Rosada están uno al lado del otro. Fernández ordenó que en el ingreso por la explanada de la Avenida Rivadavia, se b al frente, ubiquen al frente los bustos de Juan Domingo Perón y de Hipólito Yrigoyen. Y, hacia la izquierda, los de Alfonsín y Kirchner.

Mirá también





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com