Elecciones en EE.UU Wall Street pegó un salto

 

Mientras millones de norteamericanos cuentan votos y miran mapas digitales que cambian de color, Wall Street salió a festejar. ¿Qué fiesta estaban dando los inversores? La de un gobierno dividido, donde gane quien gane la presidencia nadie va a tener las dos cámaras. Y no es casualidad que el índice bursátil que más subió sea el que reúne a las empresas de tecnología, porque son las que últimamente irritaron a tantos con sus comportamientos monopólicos.

La bolsa de Nueva York, la principal del país, estaba apoyando con bastante claridad la candidatura de Joe Biden. La expectativa era un fuerte aumento en el gasto público y la inversión que compensara la anulación de la baja de impuestos a las grandes fortunas y las grandes empresas que fue el primer regalito de Donald Trump a los más ricos. El sector tecnológico era más ambivalente, porque por un lado se tentaba con un posible New Deal Verde, un fuerte estímulo a nuevas tecnologías, pero por otro sentía la clara y actual bronca hacia Google y Facebook

Estos gigantes están bajo ataque desde ambos lados, por su indiferencia a las fake news, las mentiras y el racismo más explícito, y su costumbre de comprar a cualquiera que empiece a competirles. Este gobierno, trumpista y todo, les abrió una investigación federal acusándolos de ser monopolios. Y esta oposición, que odia a Trump, encontró en la acusación una de las pocas alegrías en cuatro años de bronca. Ya se estaba hablando de tratar a los gigantes de hoy como se trató a las empresas de punta de hace un siglo -ferrocarriles, electricidad- obligándolos a vender partes del negocio y aceptar reglamentos severos.

Todo esto es mucho más difícil si el presidente no tiene las dos cámaras del legislativo de su lado. Ya se sabe que los demócratas retienen su mayoría en Diputados, pero el Senado y la misma presidencia siguen en juego. El cálculo de los inversores es que todo esto va a hacer que subirles los impuestos y regular los monopolios sea mucho más difícil que si hubiera una marea, azul o roja.

Con lo que este miércoles el NASDAQ pegó un salto, el índice de Standard & Poor’s subió tres puntos, lo que no pasaba desde abril, las farmacéuticas y las empresas de salud picaron. Amazon subió seis puntos, Microsoft cinco y Alphabet, la dueña de Google, más de siete. Esto debe ser un record para una firma que enfrenta una investigación federal.

Por supuesto, todo puede cambiar en la rueda de mañana cuando se terminen de contar los votos o al menos la tendencia sea clara. Mientras tanto, Trump, que siempre confunde la Bolsa con la economía real, puede jactarse de hacer crecer el país.

 

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat