El relanzamiento de UPAU y la unidad del PJ universitario apunta a reavivar la política en las aulas

https://images.clarin.com/2018/12/10/la-pelea-politica-en-las___pGzrrP4bM_1200x630__1.jpg

Javier Milei y José Luis Espert atraen a millennials a los que no los convencen los K ni Juntos por el Cambio. A la pelea por la candidatura presidencial por el liberalismo se sumó Carlos Maslatón, un ex concejal ucedeísta que apuesta a instalar su base de acción en las universidades y el viernes relanzó UPAU, la agrupación estudiantil que fundó en 1982 y llegó a hacerle sombra en pleno alfonsinismo a la aún vigente Franja Morada.

En las postrimerías del régimen militar, la aparición fue a través de un misterioso ojo -al principio sin leyendas- pegado en las paredes de la Facultad de Derecho de la UBA. A tono con los nuevos tiempos, la reaparición fue por Zoom. El nuevo debut fue con militantes que no habían nacido aún en esa época y con Guillermo McLoughlin, secretario nacional del Partido Demócrata – de pasado menos liberal que conservador- como maestro de ceremonias.

En la introducción aparecieron nostálgicas postales de la agrupación que creció al calor de la fama del creador de la Ucedé, Alvaro Alsogaray. Desfilaron, entre otros, los retratos de Juan Curutchet y Héctor Huici, ex funcionarios de Cambiemos que por el momento siguen dentro del PRO.

Otros dirigentes que se formaron en el semillero de UPAU, como Amado Boudou (Universidad de Mar del Plata) y Ricardo Echegaray (Universidad del Sur, con sede en Bahía Blanca) se volcaron de mayorcitos hacia el kirchnerismo, al que le siguen jurando lealtad.

Los universitarios kirchneristas no han conseguido perforar la hegemonía radical en la Federación Universitaria Argentina, en parte por la dispersión del peronismo. Pero también forman parte de un intento de reverdecer la pelea política en las aulas. Como en los 70 y los 80.

Esta vez, la iniciativa surgió desde el Estado. El mismo día del Zoom liberal, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, presidió por teleconferencia el Encuentro Nacional Universitario que apuntó a aglutinar a las corrientes estudiantiles de origen peronista y de fuerzas aliadas bajo la bandera del Frente de Todos.

A unos y otros les resultará cuesta arriba el desafío al radicalismo, que no cede el poder estudiantil nacional desde 1983 y el año pasado le arrebató a la izquierda la estratégica Federación Universitaria de Buenos Aires, en alianza con otros sectores reformistas.

Pero tendrán tiempo para organizarse: la pandemia obligó a aplazar hasta 2021 los comicios que debían realizarse este año para renovar los centros de estudiantes y la representación del claustro en el cogobierno con graduados y profesores.

En ambos relanzamientos, la pandemia estuvo presente por antítesis. Maslatón es referente digital de los anticuarentena. Cafiero es defensor de las medidas restrictivas.

Mirá también

Mirá también

[ad_2]

Fuente

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat