El pibe de River que juega en Defensa y fue tendencia

https://images.ole.com.ar/2020/09/24/LicdHCXSG_1200x630__1.jpg

“Quedate tranquilo, Enzo. Y disfrutá: estos momentos no se olvidan nunca más… Lo mejor ya va a llegar”.
Marcelo Gallardo tenía la palma de su mano apoyada en el hombro del pibe, que por dentro hacía un esfuerzo enorme por escuchar al deté histórico y regular la ebullición de felicidad. Enzo Jeremías Fernández acababa de recibir una noticia: sería convocado por primera vez para un partido de Primera. Él, que venía de jugar en Sexta y acababa de hacer su pretemporada bautismo con Reserva, que apenas había disputado 13 minutos en esa categoría antes de participar de una práctica de fútbol con Primera… Él -sí, él- había convencido al entrenador que venía de asegurarse el bronce eterno en Madrid: iría al banco ante Patronato de Paraná. No sabía, el juvenil, que al año le tocaría estrenarse en Copa Libertadores ni que 18 meses después, cedido a préstamo en Defensa y Justicia, se convertiría en tendencia en las redes sociales.

Pasó mucho tiempo desde aquella vez en la que Enzo recorrió el túnel del Monumental, oyendo al público todavía eufórico por las mieles del 9D, aunque intentando compaginar todas las imágenes que se le venían a la mente. “Recordé todo el sacrificio que hace mi familia para que yo fuera jugador de fútbol. Por mi papá, Raúl, que es el que más me aconseja y me habla para que siga adelante. Y mi mamá Marta y mis hermanos, Seba, Rodri, Maxi y Gonza. Ellos también me ayudan y no dejan que deje de perseguir ese sueño. Y pensaba: ´Yo estoy acá por ellos’”, le contaba hace un tiempo al sitio oficial de River.

Enzo es un volante central moderno. Corte y juego, precisión en el toque, verticalidad para ganar espacios y sacrificio para recuperar. Se mentalizó. Quiso crecer. “Ahora tengo más recorrido y mayor intensidad a la hora de recuperar la pelota. Para jugar hoy en Primera, cada día tenés que incorporar algo nuevo a tu juego. Por eso a la tarde también me entreno por mi cuenta, para estar mejor físicamente”, reconocía luego de su debut el ahora pibe de 19 años, nacido en San Martín y que tiene de ídolos a Enzo Pérez y a Leo Ponzio.

Fanático de las películas de acción, este talento de 1,78 metro formado en el Club La Recova -su cuna de baby fútbol- llegó a las Infantiles de River en 2005, club con el que tiene contrato profesional desde enero de 2020 (hasta el 30 de junio de 2023) y con el que disputó -no sin brillar- la Copa Libertadores Sub 20. Pablo Esquivel y Luis Pereyra lo ungieron 5 de una categoría que recién se formaba y él -aunque alternando como volante por derecha o izquierda- siempre mantuvo su posición.

Hernán Crespo no dudó en incorporarlo a préstamo junto a Franco Paredes. Y él está aprovechando su oportunidad. Mostró su talento en el corte y confección en sus dos partidos como volante en Defensa y Justicia, ambos triunfos (2-1 ante Olimpia; 3-0 contra Delfín). “Esta oportunidad que me da Defensa es muy importante, espero poder aprovecharla al máximo. Espero que podamos llegar lo más lejos posible. Es un paso importante para mi carrera”, contaba al llegar a Varela. Gallardo lo observa a la distancia: conoce sus características y el plan de cederlo tuvo como argumento permitirle que ganara ritmo de competencia, que siguiera evolucionando competitivamente. Está demostrando, el juvenil, que lo está haciendo. En apenas dos partidos la rompió, y no sólo en las estadísticas sociales.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat