El mensaje de Cristina Kirchner y Sergio Massa a Alberto Fernández: la campaña electoral está lejos, pero no se toca

https://images.clarin.com/2020/12/02/el-presidente-de-la-nacion___s9bgbsCX5_1200x630__1.jpg

Alberto Fernández chocó esta semana con una pared que pensaba encontrar el año próximo: la estrategia electoral del Frente de Todos.

El Presidente, que asistirá a los preparativos de las elecciones de 2021 como un invitado privilegiado que podrá observar minuto a minuto cómo se reparten los lugares de las listas de candidatos los socios de la coalición que lo llevó a la Casa Rosada, recibió el mensaje a través de los senadores kirchneristas: ninguna política del Gobierno puede perjudicar la campaña del año próximo.

El miércoles, desde la oficina de Cristina Kirchner salió un texto breve en el que se avisó al país que los senadores oficialistas iban a proceder a la deconstrucción de la fórmula de movilidad jubilatoria que había impulsado Fernández luego de un año de estudio y, en ese mismo acto, redibujar el presupuesto y hacer más complicada la quimera de la reducción de déficit fiscal que había acordado Martín Guzmán con el Fondo Monetario Internacional. El Presidente y su ministro, al parecer, habían fallado los cálculos y habían caminado por un sendero no habilitado por el consorcio de propietarios.

Sergio Massa suele decir que la conformación del Frente de Todos fue posible por dos situaciones. Una es la fórmula de actualización jubilatoria de Mauricio Macri. El ex presidente concuerda con esa mirada, y por eso dice que Massa y Cristina organizaron en conjunto la “plaza de las piedras”, como llama a la protesta contra la reforma de la movilidad que impulsó en diciembre de 2017, pocas semanas después de ganar su elección de medio término.

El episodio del miércoles fue un recordatorio para el Presidente de que Cristina piensa en ese punto igual que Massa y que no está dispuesta a ingresar al año electoral con un recorte a las jubilaciones como el que había diseñado la Casa Rosada.

Massa, Cristina y Máximo Kirchner concuerdan también en que la otra política de Macri que los juntó fueron los aumentos de las tarifas de los servicios públicos, así que habría que esperar un recorrido similar al que tuvo la movilidad jubilatoria para la reducción de subsidios que dibujó Guzmán para el verano.

Según argumentan en los bloques de senadores y diputados del Frente de Todos, Guzmán ya había sido advertido en una reunión en el Ministerio de Economía de que su plan de considerar el próximo aumento a jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales como un beneficio a cuenta de la mejora prevista para marzo no pasaría el filtro del Congreso. En realidad, lo que le dijeron es que no sería aceptado por los jefes parlamentarios del oficialismo, que ya están trabajando para la campaña en la que buscarán conseguir más bancas que las que tienen hoy.

“Se tienen que dar cuenta de que esto es una coalición, y a veces se olvidan. A Guzmán le avisamos que eso no pasaba por acá, y el Presidente también lo sabía, pero alguien se creyó más vivo que nosotros”, le dijo a Clarín uno de los jefes parlamentarios del oficialismo. Según el cálculo que hicieron en el Congreso, la fórmula de indexación retocada implicará un costo adicional de medio punto del total del gasto público. Si el aumento de tarifas que espera Guzmán termina igual que la movilidad previsional, sus planes de reducir el déficit fiscal en el año próximo se volverán imposibles de cumplir.

¿Cómo seguirá este conflicto? El Presidente acató la imposición de sus aliados y el Senado le dará media sanción la semana próxima a la nueva fórmula. En Diputados, en cambio, el oficialismo dejará pasar el debate sobre la legalización del aborto y en el Frente de Todos esperan poder llevar el proyecto al recinto en la última semana del año, si es que consiguen el apoyo de parte de la oposición para poder convertirlo en ley.

Además de dictaminar sobre ese proyecto maldito, en el Senado también avanzó la otra ley pensada con criterio de campaña. En este caso, se trata del plan, impulsado por Cristina y Máximo Kirchner, para quitarle recursos a la Ciudad de Buenos Aires y ahogar de ese modo a Horacio Rodríguez Larreta, el dirigente de la oposición mejor ubicado en las encuestas.

El proyecto, calculan en el bloque de senadores del Frente de Todos, se convertirá en ley en la misma sesión en que se tratará la fórmula jubilatoria, y a partir de allí habrá que esperar si el jefe de Gobierno porteño logra que la Corte Suprema acepte ser el árbitro en el diferendo entre la Ciudad y la Nación.

Mirá también

Mirá también

[ad_2]

Fuente

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat