«El macrista cree que son todos de su condición y ve un ajuste donde no lo hay»

https://images.clarin.com/2020/12/09/entrevista-al-jefe-de-gabinete___5LJdWYCEm_1200x630__1.jpg

En su despacho, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero recibe a Clarín durante una hora. La gestión de la pandemia, las críticas a la oposición y la relación entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner dominan la conversación.

-¿Qué aciertos y desaciertos del Gobierno puede identificar en este primer año de gestión?

-Aciertos hubo muchos. Hay un primer acierto que es estructurante de parte del Presidente, que va a dejar huella que es el diagnóstico temprano con respecto a la pandemia y en cómo iba a llegar al país. Me parece que el acierto más importante es instaurar una ética del cuidado de la salud, que después fue reestructurante para la gestión del Gobierno y la pandemia desde marzo en adelante. El 3 de marzo se detecta el primer caso de coronavirus en la Argentina y el 20 de marzo el Presidente decreta el ASPO. De ese modo se empezaba a estructurar una ética del cuidado de la salud que tenía que ver con fortalecer el sistema de salud: 12 hospitales medulares, $45 mil millones de pesos en infraestructura hospitalaria, el aumento del 40 por ciento unidades de terapia y la compra temprana de respiradores. El cuidado de la salud se vincula con el cuidado de los ingresos de las familias, con el IFE, y con el de sostenimiento la capacidad productiva del país, ahí se inscribe el ATP; el cuidado de la salud, el cuidado del ingreso familiar y del trabajo. Se cometieron múltiples errores, pero la gestión de la pandemia no tiene manual. La autocrítica debe venir más adelante.

-En su discurso de asunción el Presidente señaló que quería unir la mesa de los argentinos y terminar con el hambre, pero aumentaron los pobres y los indigentes y se profundizó la polarización. ¿Por qué?

-Hay que evaluar es que todas esas proyecciones eran sin pandemia. La pandemia golpea a una Argentina con 2 años de déficit en la balanza de pago, crecimiento de la pobreza, la desocupación, un estado fundido que había permitido que volviera el brote de sarampión, que no había repartido 4 millones de vacunas. Un Estado de mucha desidia. Había una gran esperanza que sigue estando y el presidente la recoge muy bien y traza objetivos muy concretos. Tenían que ver con reducir la pobreza y la indigencia. Se desarrollaron planes para eso. Toda esa política se inició y se vio golpeada por la irrupción de la pandemia y en los mismos datos del informe del observatorio social de la UCA se manifiesta que a pesar del golpe de la economía se plantea el gran acompañamiento y la gran erogación de recursos que volcó el Estado nacional. Eso hizo que la indigencia no superara los números que tenemos hoy. Tenemos que trabajar diariamente para revertir esa situación. Por eso vamos a seguir con políticas activas, que se reflejan en el Presupuesto 2021, que es un proceso de recuperación económica, pero también de recuperación social.

-Según los números del Gobierno habrá un rebote, 5,5 por ciento en 2021, pero la OCDE días atrás proyectaba un crecimiento menor. ¿El Gobierno no es demasiado optimista?

-El crecimiento de 5.5 puntos del PBI es el que está en el presupuesto, tiene las previsiones del ministerio de Economía. Nosotros confiamos en poder llegar a esas metas.

-Usted dijo que si Mauricio Macri hubiera gestionado esta pandemia habría sido una catástrofe. ¿Qué hubiera sido más catastrófico que 40 mil muertos y un millón y medio de contagios?

-Nos duele cada muerte. Es cierto que todo se hizo desde un punto de partida muy bajo provocado por el macrismo. Uno supone que un sector político que despreciaba lo público, la salud pública, que decía que no hacían falta los hospitales en Provincia, que había degradado el presupuesto de Salud en un 26 por ciento, no le daba la misma importancia a la salud que nuestro sector político. Me parece que habría sido una catástrofe que Macri hubiera estado al frente de esta pandemia. La sociedad argentina es sabia y puso a un gobierno peronista para lidiar en el momento más duro, en un momento histórico donde las potencias siguen arrodilladas a raíz del virus. Lo vuelvo a reafirmar. No es contrafáctico, hay que ver el valor que le daban a la salud pública.

Un año de balance. Santiago Cafiero durante la entrevista con Clarín. Foto: Andrés D'Elia

Un año de balance. Santiago Cafiero durante la entrevista con Clarín. Foto: Andrés D’Elia

-¿Con el diario de diciembre, no fue excesivo el ASPO. La caída económica fue de las más altas de la región y 40 mil muertos?

-Hay países que no han conocido el coronavirus y han caído 2 dígitos. El FMI cuando mira todo el panorama habla de que esta puede ser una crisis más profunda que la de 1930, en la que el 96 por ciento de los ingresos de todo el mundo se van a ver reducidos. La Cepal dice que desde 1900 hasta la fecha es la caída más grande de Latinoamérica. Hay una naturalización de parte de todo el mundo de lo que nos ha sucedido. No hay que caer en subestimar al coronavirus, muchos países de Europa han demostrado que luego de haberse declarado vencedores tuvieron que volver para atrás y tomar medidas restrictivas muy profundas. Las medidas de aislamiento están sucediendo en todo el mundo, no es un invento de la Argentina, no hay otro remedio. Del AMBA, como es la zona más poblada de nuestro país, se decía que iba a explotar, pero eso no sucedió, porque hubo una gran conducta de la comunidad.

-¿Qué hubiera significado que explotara?

-Que pasara lo mismo que en Europa, Estados Unidos, Nueva York. Hoy se naturaliza porque no sucedió, se simplifica. En la Argentina no existieron las postales que vimos en otros países. Eso fue gracias al acompañamiento de la población.

-¿Qué va a llegar antes al país la vacunación o la segunda ola de contagios?

-Estamos haciendo un gran esfuerzo para que las vacunas lleguen en tiempo y forma. La vocación nuestra es poder tener la vacuna lo antes posible; empezar con la campaña de vacunación y evitar la segunda ola, no solo con la vacuna sino también con cuidados.

-¿Está previsto que las clases sean presenciales o depende de la evolución del virus?

-Siempre depende de cómo evoluciona. Nuestra planificación es que los docentes sean los primeros en vacunarse para poder garantizar presencialidad. He visto a trabajadores que pusieron todo en un momento muy difícil para que la educación de modo remoto llegue a todo el país y allí adonde no ha llegado, el gobierno distribuyó cuadernillos.

-Se habla de más de un millón de chicos que quedaron fuera del sistema educativo.

-No sé cuáles son esas cifras, pero seguramente ocurrió que hay un déficit de conectividad y eso contribuyó de forma negativa a que muchos jóvenes no estén conectados. Ese es el pais que tenemos que revertir; tenemos que seguir aumentando la conectividad como hemos hecho, para revertir la brecha digital.

-El Presidente dice que le hace gracia que se hable de ajuste. ¿Pero qué es el recálculo de jubilaciones, la suspensión de IFE y ATP?

-El macrista piensa que son todos de su condición y ve ajuste donde no lo hay. Eso es lo que sucede. ¿Cómo se llama un presupuesto que aumenta el 8 por ciento en términos reales de un año a otro? No hay ajuste, pero hay un paquete de emergencia que se usó en un momento de gestión de la pandemia que hoy está focalizado porque necesita sostener políticas públicas. Eso se transforma en diferentes programas. Con respecto a las jubilaciones no puedo estar más en desacuerdo. Las jubilaciones le ganaron a la inflación.

-Aumentó el 35,3 la mínima…

-Las jubilaciones de la mínima le ganan a la inflación. Son el 75 por ciento de los jubilados. Hay dos fórmulas: una con la que ganaron todos los años y otra con la que perdieron siempre.

Santiago Cafiero en su despacho, durante el diálogo con Clarín. Foto: Andrés D'Elia -

Santiago Cafiero en su despacho, durante el diálogo con Clarín. Foto: Andrés D’Elia –

-Hubo una corrección.

-Sí, se definió que en vez de 2 aumentos anuales haya 4 aumentos.  El macrismo defendió siempre los intereses de los que especulan y los que fugan.

-¿Hay funcionarios que no funcionan como dijo Cristina Kirchner?

-Tomar fuera de contexto esa frase hace que opinemos sobre si los funcionarios funcionan o no. La vicepresidenta dijo que las críticas seguirían siendo sostenidas, sin importar las formas o si hay funcionarios que no funcionan, porque se critica a un gobierno que busca redistribuir la riqueza y cuando buscas eso te peleas con los poderes concentrados de la Argentina.

-¿Cómo definiría la relación del Presidente y la vicepresidenta?

-Complementariedad. No piensan siempre lo mismo pero tienen los mismos objetivos. Son complementarios como todo el Frente de Todos, que se juntó porque todos tenemos el mismo objetivo: poner a la Argentina de pie, abandonar el modelo de especulación financiera, de pobreza, de exclusión. Puede haber matices, los hay. Parte de nuestra fortaleza electoral fue haber logrado esa unidad en la diversidad. ¿Cómo vamos a dejar eso si es lo que nos dio la posibilidad de mostrar un proyecto político con una agenda más abierta que abarcara la demanda de una sociedad que no se sentía más representada? No creemos en el pensamiento único. Creemos en el debate franco de ideas. Ese debate se da hacia el Frente de Todos, pero nosotros no nos espiamos entre compañeros.

-Cristina Kirchner dijo que la reforma judicial del Gobierno no era una reforma judicial y su sector quiere cambiar la ley de ministerio público antes de elegir al procurador que propuso el Presidente.

-Eso no está vinculado. Puede haber matices, pero ese proyecto de reforma judicial ya se aprobó en el Senado. Se tiene que dar el debate en Diputados. Hemos ganado en calidad institucional, en calidad republicana. Los debates se tendrán que dar. El Presidente no hizo por decreto ninguna reforma.

-El único candidato para la procuración sigue siendo Daniel Rafecas. ¿Asumirá si se cambia la mayoría de 2 tercios del Senado?

-No lo sé. Antes de eso Rafecas debería exponer su proyecto para el ministerio Público Fiscal para ver si eso convence a los que aparentemente desde la oposición dicen en los medios que lo van a acompañar, pero no dicen lo mismo cuando se sientan en el recinto.

-El dijo que no iba a asumir si se cambiaban las mayorías.

-Los mismos opositores dijeron que lo iban a acompañar. En ese caso tendría los dos tercios por más que se modifique la ley y estarían cumplidas las dos cosas.

-Usted criticó el fallo de la Corte Suprema que ratificó la condena de Amado Boudou.

-Yo creo y ratifico que la Corte no se expidió sobre nada de fondo. Se escudó en el artículo 280 para decir que no iba a opinar. La Corte debería haber explicado todos los requerimientos que hacía la defensa. Esa fue nuestra opinión.

-¿La del Presidente también?

-No, la de este jefe de Gabinete.

-¿Habrá PASO en 2021?

​-Es parte de un debate. La impulsan los gobernadores, no lo define el Ejecutivo. Tendrá que tener tratamiento en el Congreso. Los gobernadores se perciben en el medio de la campaña de vacunación.

-Pero según sus cálculos con la vacunación se evitaría la segunda ola.

-En el invierno estaremos vacunando, es una realidad. Tenemos todo un semestre de trabajo que se lo va a llevar la campaña de vacunación, que será una epopeya como dijo el Presidente.

-¿El Gobierno piensa en bajar la edad de imputabilidad como propuso un sector del PRO?

-Eso se debate en el Congreso, no tenemos ningún proyecto en análisis ni en agenda. Lamentamos la muerte del ciudadano armenio, es muy doloroso.

Distensión. El ministro coordinador niega diferencias sustanciales entre Alberto Fernández y la vicepresidenta. Foto: Andrés D'Elia

Distensión. El ministro coordinador niega diferencias sustanciales entre Alberto Fernández y la vicepresidenta. Foto: Andrés D’Elia

-Este jueves se discute la legalización del aborto. ¿Se incluyó la objeción de conciencia institucional para facilitar su aprobación?

-Esa instancia ya es una discusión parlamentaria. Nosotros cumplimos con enviar un proyecto que tiene como eje la salud pública, que tiene como eje cuidar la dignidad de la mujer que decide hacerse un aborto.

-¿El Gobierno reconoce o no reconoce las elecciones en Venezuela de este domingo?

-Es un tema más de fondo, existe la necesidad de que haya un ámbito de diálogo, queremos que haya un entendimiento entre las fuerzas del oficialismo y la oposición.El bloqueo es un tipo de práctica muy dolorosa que no resuelve nada. Se debe seguir proponiendo diálogo.

-¿Cambiará en algo la relación con los Estados Unidos con la elección de Joe Biden como presidente?

-V​amos a seguir trabajando con las autoridades que han sido elegidas por el pueblo estadounidense; tenemos una agenda mas próxima con el gobierno que se inicia, que tiene una agenda ambiental, con respeto a los derechos humanos. Vamos a tener que seguir trabajando para seguir aumentando las exportaciones, tratando de vincularnos con el sector comercial de Estado Unidos y viendo cómo los productos argentinos pueden tener mayor aceptación. Naturalmente siempre va a estar la discusión de la deuda y la vinculación de la Argentina con los Estados Unidos tiene una gran fortaleza a la hora de poder encarar todos los proyectos, no solo por la deuda privada -que tuvo una aceptación del 99 por ciento- y del FMI sino tambien por todos los organismos multilaterales, donde Estados Unidos tiene un peso específico muy importante.

-¿Se va a firmar el proyecto para instalar factorías de cerdos en acuerdo con China?

-​Hoy no tiene fechas.

-¿La Nación recurrirá a la Corte para reclamar el excedente de las transferencias a la Ciudad entre 2016 y 2019?

-Nosotros cumplimos con lo que manda el articulo 75 de la Constitución, que es que este tipo de funciones que se delegan terminen siendo por ley. Eso marca la Constitución y así lo hicimos. Corregir no es quitar. En principio no (vamos a reclamar la devolución del excedente), tenemos vigente la ley.

-Insisto: ¿no es extraño que el Presidente y la vicepresidenta no coincidan en un acto desde hace meses?

-Hay una relación institucional que funciona muy bien y hay complementariedad entre ambos. Tanto Alberto como Cristina son los que estructuraron, a partir de esa lectura estratégica, nuestro frente político para poder ganar las elecciones, para tener un modelo político y judicial distinto. Nada de eso está en tela de juicio. Hay más una mirada de muchos medios que quieren buscar lo mismo que el macrismo quiso hacer: dividirnos. Pero el Frente de Todos es un espacio vigoroso en franco crecimiento.

-La vicepresidenta en su carta de este miércoles cuestionó por diferentes motivos a los actuales jueces de la Corte Suprema y señaló que el Judicial es el único poder del Estado que no elige a sus integrantes. ¿Comparte sus argumentos?

-Compartimos que el funcionamiento del Poder Judicial no es el adecuado, por eso enviamos una reforma judicial al Congreso de la Nación y el mismo presidente convocó a un Consejo Consultivo para el Fortalecimiento del Poder Judicial y del Ministerio Público para mejorar el sistema de Justicia, que es una demanda masiva de la ciudadanía.

Mirá también

Mirá también

[ad_2]

Fuente

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com