El kirchnerismo avanza con los cambios a la ley de la Procuración y la oposición adelanta su rechazo

https://images.clarin.com/2018/11/01/el-juez-federal-daniel-rafecas___UQlzOH105_1200x630__1.jpg

El proyecto del senador Alberto Weretilneck para modificar el Ministerio Público Fiscal tiene todos los condimentos que el Frente de Todos considera que debe tener. Sin embargo, el bloque esperará al informe del comité de asesores del Presidente –que debe expedirse la semana que viene- para avanzar con un dictamen. En la Cámara alta, el oficialismo tiene mayoría suficiente para aprobarlo sin rodeos, pero en Diputados debe conquistar voluntades.

Este lunes la iniciativa del rionegrino – que acorta el mandato del procurador y flexibiliza las mayorías necesarias tanto para su designación como remoción- será incorporada a la Comisión de Justicia, que preside el cristinista Oscar Parrilli y es donde se está llevando a cabo el debate. Ese día también tendrá lugar la última ronda de exposiciones.

El paso siguiente será esperar el informe de la llamada “comisión Beraldi” para incluir sus conclusiones en el debate, aunque Parrilli aclaró que tampoco es “palabra santa”. 

Sin embargo, según fuentes judiciales, entre los expertos habría consenso en dejar atrás los dos tercios actualmente necesarios para nombrar al procurador, si se limita su período de mandato.

Lo cierto es que en el Senado, el bloque oficialista no tiene previsto presentar una iniciativa sobre el tema. Creen que el proyecto de Weretilneck es bueno y completo porque abarca todos los temas y que se complementa con los presentados por Lucila Crexell (MPN) y Martín Lousteau (UCR).

«Dentro de los tres proyectos presentados están planteadas cuestiones muy positivas para tomar en cuenta y suficientes para establecer una nueva normativa acorde a los tiempos que corren», aseguró a Clarín el senador del FdT, Martín Doñate.

Pero los proyectos de Crexell y Lousteau solo recortan el mandato a cinco y seis años, respectivamente. El de Weretilneck también flexibiliza la mayoría necesaria tanto para su designación como para la remoción. Fija mayoría absoluta: una instancia intermedia entre la mayoría simple y los dos tercios. En lo concreto, significa 37 votos positivos de los 72 senadores.

Desde Juntos por el Cambio acuerdan con la idea de que el cargo deje de ser vitalicio y tenga plazo pero rechazan cualquier recorte de la mayoría agravada.

Creen que la iniciativa de Weretilneck es la llave para desplazar al interino Eduardo Casal –los juicios políticos impulsados por el kirchnerismo en su contra no avanzaron en Diputados- y dejarle el paso libre a Daniel Rafecas o a cualquier otro candidato que elijan.

«Los dos tercios no son caprichosos. Es lo que obliga al acuerdo y le da seguridad al procurador», señala a Clarín el presidente del interbloque de JxC, Luis Naidenoff, y agrega en alusión directa a la vicepresidenta Cristina Fernández: «Mientras declaman la necesidad de acuerdos, incluso por cartas, es hipócrita querer cambiar las reglas cuando no les dan los números. La voluntad de acuerdo se demuestra en los hechos».

El tema, igualmente, es incómodo para la oposición porque cuando Mauricio Macri era presidente, Federico Pinedo (PRO), había presentado una iniciativa similar, que también fijaba mayoría absoluta para la elección del procurador.

De todas maneras, el oficialismo tiene mayoría de sobra para darle media sanción a la modificación del Ministerio Público en el Senado.

En Diputados, aún es incierto. El interbloque Unidad y Equidad Federal de José Luis Ramón, suele ser un aliado férreo, pero el interbloque lavagnista marca diferencias.

De todas maneras, la voz cantante en materia judicial en ese espacio es Graciela Camaño, quien es 2016 también había presentado un proyecto para acortar el mandato del procurador y modificar las mayorías para su designación.

Mirá también

Mirá también

[ad_2]

Fuente

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat