https://images.pagina12.com.ar/styles/focal_16_9_960x540/public/2020-11/121765-pi-c3-b1era-20y-20rozas.jpg?itok=1UIl2MNT

El director de Carabineros de Chile, Mario Rozas, renunció luego de un salvaje operativo policial por el que resultaron heridos de bala dos menores de edad en la ciudad de Talcahuano, unos 500 kilómetros al sur de Santiago. La oposición y distintos organismos internacionales llevaban meses pidiendo la salida de Rozas por la brutalidad policial ejercida en las manifestaciones que estallaron a fines de 2019 y dejaron como saldo una treintena de muertos y miles de heridos. Según el Ministerio Público, hay más de 4.600 causas abiertas contra las fuerzas de seguridad por violaciones a los derechos humanos en la represión a las marchas, pero sólo 75 agentes fueron imputados.

El presidente Sebastián Piñera aceptó la renuncia de Rozas y nombró al general Ricardo Yáñez en su lugar. Yáñez era el segundo al mando de la policía y está también salpicado por varias denuncias. Apenas días atrás el Senado chileno había rechazado el pedido de juicio político abierto contra el exministro del Interior, Víctor Pérez, por su responsabilidad en distintos hechos de violencia protagonizados por Carabineros, y en el paro de camioneros que en agosto mantuvo bloqueadas las rutas del país por casi una semana.

«He aceptado la renuncia del general Mario Rozas y he procedido a designar como nuevo director de Carabineros al general Ricardo Yáñez», anunció el presidente Sebastián Piñera, quien mostró «su mayor aprecio, admiración y gratitud» por el funcionario saliente. «Le tocó dirigir a Carabineros de Chile en un tiempo extraordinariamente difícil y complejo, en el que hemos vivido demasiada violencia», aseguró el mandatario de derecha.

Rozas había asumido la dirección de Carabineros en diciembre de 2018 luego de la salida de su predecesor, Hermes Soto, señalado por orquestar un montaje tras el asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca en el sur. Los casos más polémicos en los que fue señalado Rozas durante la ola de protestas que estallaron en octubre del año pasado fueron los de Gustavo Gatica y Fabiola Campillai, que se quedaron completamente ciegos luego de recibir disparos de perdigones y bombas lacrimógenas en sus caras por parte de agentes de Carabineros.

Las críticas a Rozas se intensificaron el pasado mes de octubre, a pocos días del primer aniversario del estallido social, cuando un agente lanzó a un menor al cauce de un río durante una protesta, causándole heridas graves. El detonante de su salida fueron, sin embargo, los incidentes ocurridos el miércoles en un hogar del Servicio Nacional de Menores en Talcahuano, en el que dos adolescentes fueron heridos de bala por agentes de Carabineros.

Según el último parte médico, los adolescentes de 14 y 17 años no presentan riesgo de vida. El menor de ambos ingresó al hospital de Talcahuano con una herida de bala en la pierna y sin lesiones óseas. Se encuentra en buen estado y estará bajo observación durante los próximos días. Por su parte el mayor fue intervenido exitosamente en el quirófano por un disparo en el muslo y está en recuperación.

De acuerdo a la versión de la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, el incidente en Talcahuano se generó cuando policías «de manera absolutamente injustificada y desmedida» utilizaron sus armas de fuego y causaron lesiones a los menores, que estaban bajo el resguardo de una institución del Estado. «Esta situación es una manifestación más del horror que representa la violencia estatal ejercida por quienes teniendo el deber de proteger a los niños, niñas y adolescentes, en definitiva les atacan de manera injustificada e indebida», agregó Muñoz.

Para Sergio Micco, director del Instituto Nacional de Derechos Humanos, la renuncia «es la crónica de una salida anunciada» porque en dos años ya renunciaron tres ministros de Interior y decenas de generales fueron pasados a retiro. «A Rozas le aceptaron la renuncia casi con condecoraciones. Es insultante lo que hace Piñera para todas las víctimas de violaciones a los derechos humanos», dijo por su parte la diputada del Partido Comunista, Camila Vallejo. «Carabineros no necesita otro Rozas, necesita una inmediata intervención civil que lidere una verdadera refundación», agregó la dirigenta nacida al calor de la movilización estudiantil de 2011.





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com