Contradicciones y errores no forzados del Gobierno con el anuncio de la vacuna

https://images.clarin.com/2020/08/14/alberto-fernandez-confirmo-en-una___qOWSdwv2F_1200x630__1.jpg

Cuando el miércoles pasado, el escritor y periodista político Jorge Asís reveló en Animales Sueltos el viaje secreto de una comitiva oficial liderada por Carla Vizzotti a Rusia, para avanzar en la compra de la vacuna Sputnik V, los planes que hacía el Gobierno para el anuncio del acuerdo con el Fondo Ruso de Inversión Directa cambiaron.

La filtración de más detalles hizo que el golpe de efecto que esperaba dar Alberto Fernández en la entrevista con el sitio Sputniknews, redundara en la confirmación de la noticia de la que se había seguido hablando durante todo el fin de semana. No hubo margen, como ocurrió cuando la Argentina se aseguró producir la vacuna del laboratorio AstraZeneca, para una puesta en escena con acto incluido en el que el Presidente pudiera capitalizar el logro de haberse asegurado que en enero, al menos 12,5 millones de personas podrán comenzar a recibir la vacuna.

En Casa Rosada rápidamente señalaron al ministro de Salud, Ginés González García, por la filtración de la información. Los pocos colaboradores de Fernández, incluida la integrante de la comitiva Cecilia Nicolini, que estaban al tanto del viaje de Salud (fue 15 días atrás), monitoreaban periódicamente el tema con el objetivo de poder encauzar el anuncio ni bien se pudiera hacer.

El Gobierno buscaba avanzar antes con el registro en la ANMAT y los procesos administrativos para realizar una oferta concreta y, en consecuencia, asegurarse la compra. Pero la difusión del viaje y de buena parte de los detalles de los contactos que tuvieron los representantes argentinos en Moscú complicaron los planes oficiales. “Tendríamos que haber gritado el gol del año y terminamos aclarando cómo fue el gol”, resumió un alto funcionario con despacho en Casa Rosada.

A Ginés Gonzalez García lo acusan de haber filtrado el viaje de Carla Vizzotti a Rusia.

A Ginés Gonzalez García lo acusan de haber filtrado el viaje de Carla Vizzotti a Rusia.

Que las miradas recayeran sobre González García tiene un antecedente similar: en agosto, el ministro se descuidó en una entrevista televisiva y anticipó el anuncio que horas después hizo el Presidente, ya sin el efecto mediático buscado. “Ginés es demasiado generoso y a veces se esfuerza de más en convencer a otros de que se están haciendo las cosas bien”, describe, contemplativo, otro hombre de extrema confianza con el Presidente que dice que “no hay duda” que surgió desde Salud.

Que el ministro es “incontrolable” en materia de comunicación no le quedaron dudas a los principales referentes del área que rodean a Fernández. Incluso, por este motivo, durante la primera etapa de la pandemia, el secretario de Comunicación Pública, Juan Pablo Biondi, le encomendó a su subsecretario, Marcelo Martin, que se instalara en el Ministerio de Salud para intentar ordenar un área en la que Natalia Paratore, mediáticamente conocida como la “locutora militante” de Cristina Kirchner, tiene amplia influencia. Martin logró emprolijar el área pero una vez que volvió a sus funciones en Casa Rosada, los cortocircuitos se reavivaron.

La voz del relato: en 2016, la locutora de CFK demandó al Estado por $7 millones por sueldos adeudados. Hoy asesora ad honorem a Ginés González García y cobra su sueldo de la TV Pública.

La voz del relato: en 2016, la locutora de CFK demandó al Estado por $7 millones por sueldos adeudados. Hoy asesora ad honorem a Ginés González García y cobra su sueldo de la TV Pública.

Más allá de la filtración, este lunes volvió a quedar expuesta la anomia del Gobierno. Mientras el Presidente contaba que en diciembre, luego de la aprobación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Rusia ya iba a estar “en condiciones de dar 10 millones de cada una de las dos dosis (que requiere la vacuna)” y que “en los primeros días de enero” la Argentina podía tener “15 millones de dosis más”, el ministro González García sostuvo, minutos más tarde, en Radio Con Vos que se trataba de vacunas para “12,5 millones de personas”. Es decir, la mitad.

La confusión, según marcaban voceros oficiales, tenía que ver con la cantidad de dosis que conforman la vacuna Sputnik V. Insistían así que eran 25 millones de dosis. Unas diez millones en diciembre y otras 15 en enero. Tal como dijo González García. 

Sin embargo, el comunicado de prensa de Presidencia aportó más confusión luego: indicó que “la Argentina estaría en condiciones de recibir entre diciembre y enero 10 millones de vacunas Sputnik V desarrolladas por Rusia contra el COVID-19”, con la aclaración de que “cada vacuna está compuesta por dos dosis”

La diferencia de cifras no terminó ahí. En el cierre del día, Alberto Fernández en su cuenta de Twitter volvió a dar otro número. “Como señalé en una entrevista periodística, efectivamente el Estado Nacional tiene la posibilidad de adquirir, entre diciembre y enero, 25 millones de vacunas Sputnik V desarrolladas por el Instituto Gamaleya de Rusia”, escribió. Es decir, el doble de lo que habían aclarado horas antes desde el Gobierno.

Un rato después de ese tuit, el ministro González García volvió a aportar más confusión. En otra entrevista, con Luis Novaresio en América, dijo que se trataban de vacunas para «12,5 millones de personas».

Pero este martes continuaron las imprecisiones. Cecilia Nicolini, la asesora presidencial que acompañó a Vizzotti a Rusia, destacó en El Destape Radio que “Argentina tiene la posibilidad de adquirir 25 millones de vacunas Sputnik V que tiene 2 dosis. O sea, 50 millones de vacunas«.

Pero planteó que todavía no está definida la cantidad, lo que sumó más incertidumbre: «En base a las otras vacunas (Pfizer, Sinopharm) que se están desarrollando, se va a decidir cuántas de las 25 millones de vacunas compramos».

Nicolini, por lo pronto, aportó un dato que permite calcular cuánto costará la vacuna, un dato que no formó parte del anuncio oficial: «La vacuna Sputnik V cuesta 19,90 dólares pero va a ser gratis para todos (los argentinos)”, remarcó. Así, confirmó lo que durante la jornada del lunes deslizaban en Casa Rosada: que el Estado invertiría alrededor de 250 millones de dólares en la vacuna. 

Mirá también

[ad_2]

Fuente

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat