comienza a regir la ley que recorta más fondos a la Ciudad y Horacio Rodríguez Larreta vuelve a la Corte

https://images.clarin.com/2020/12/23/horacio-rodriguez-larreta-jefe-del___aeRgVKUJn_1200x630__1.jpg

El año 2020 terminará con una nueva presentación de la Ciudad de Buenos Aires ante la Corte Suprema de Justicia para buscar revertir los efectos de la quita de fondos nacionales para la Capital Federal que implementaron Alberto Fernández y Cristina Kirchner. El recurso se presentará esta semana porque, a pesar de que la ley se aprobó en el Senado el 10 de diciembre, el Poder Ejecutivo nunca la promulgó.

Esa promulgación ocurrirá de hecho este lunes, porque según ordena el artículo 80 de la Constitución, todos los proyectos aprobados por las dos cámaras del congreso que no sean promulgados por el Ejecutivo, quedarán promulgados de manera automática diez días hábiles después de su sanción. 

De todos modos, Horacio Rodríguez Larreta ya sabe que tendrá que esperar -como mínimo- varias semanas la decisión de los jueces. «Ya sabemos que hasta febrero no va a pasar nada«, confiesa un funcionario porteño que sigue el minuto a minuto de esa presentación. En la Corte no están esperando con ansiedad la posibilidad de intervenir en este caso. «Ellos se tienen que poner de acuerdo. No estamos para resolver los problemas entre el oficialismo y la oposición», le dijo a Clarín uno de los jueces del tribunal la semana pasada. Esa definición se repite entre otros miembros de la Corte. Según sostiene un asesor de otro de los jueces, «no se va a cumplir el rol de la política».

La decisión de los magistrados de bajar el perfil político al mínimo posible se consolidó cuando el 9 de diciembre Cristina Kirchner publicó una carta atacando a todos los miembros de la Corte. En ese texto, además de fertilizar el terreno para fortalecer su posición en el caso de que el tribunal ratifique alguna condena en su contra, la vicepresidenta buscó fortalecer músculo argumental frente a Alberto Fernández.

En septiembre, en la Quinta de Olivos, Alberto Fernández anunció un primer recorte de fondos a la Ciudad para asistir al bonaerense Kicillof. Foto EFE

En septiembre, en la Quinta de Olivos, Alberto Fernández anunció un primer recorte de fondos a la Ciudad para asistir al bonaerense Kicillof. Foto EFE

“Tampoco deberíamos extrañarnos si esta Corte, que consintió alegremente el mayor endeudamiento del que se tenga memoria a escala planetaria con el FMI, empieza a dictar fallos de neto corte económico para condicionar o extorsionar a este gobierno. O lo que es peor aún: para hacerlo fracasar”, escribió la presidenta del Senado casi en el final de esa carta.

Con la primera decisión judicial que no le agrade al Presidente, el “Yo te dije” de Cristina flotará en el cielo como las líneas blancas que dejan los aviones. ¿Se refería la vicepresidenta a la actuación de los jueces si es que se aprueba la nueva fórmula de aumento jubilatorio en el Congreso o a la pelea pelea por los fondos contra Rodríguez Larreta?

Por lo pronto, en la Ciudad ya están resignados a que siga por un tiempo la sangría de fondos que comenzó en septiembre, cuando Máximo Kirchner hizo realidad la idea que defendía desde marzo: desfinanciar la policía porteña para transferirle fondos a la provincia de Buenos Aires. La decisión -igual que el cambio de la fórmula de actualización jubilatoria y la resistencia al plan de Martín Guzmán de aumentar las tarifas de los servicios públicos- se explica por el año electoral.

Jueces de la Corte Suprema llegando a fines de septiembre al palacio de Tribunales para tratar la remoción de jueces Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti.

Jueces de la Corte Suprema llegando a fines de septiembre al palacio de Tribunales para tratar la remoción de jueces Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti.

Aquel recorte que implicó el Decreto 735/2020 llegaba al 1,18 por ciento de la coparticipación que recibe del Estado Nacional. Desde aquel 10 de septiembre, la Ciudad recibe, en promedio, 150 millones de pesos menos por día de la Nación. La ley que entrará en vigencia el lunes, recorta todavía más esos fondos.

El jefe de Gobierno porteño no espera que su relación con el Presidente vuelva a tener la fluidez que tuvo en el inicio de la cuarentena, cuando los dos hablaban varias veces por semana. Los funcionarios de la Ciudad saben -porque así se lo transmitieron sus interlocutores en la Casa Rosada- que cualquier definición sobre la relación entre los dos estados tiene que ser aprobada por los Kirchner. La frase «esperá que esto lo tengo que chequear con Máximo» se empieza a repetir cada vez más seguido entre las respuestas de los ministros nacionales frente a sus pares de la Ciudad cuando reciben preguntas o pedidos para destrabar algún nudo en la gestión.

Cerca de Rodríguez Larreta ven con mucho detalle el crecimiento de esa influencia, e incluso algunos de sus funcionarios admiten la potencia que tienen los discursos de Cristina, cuando la vicepresidenta dice cosas que “el resto de la política no se anima a decir”, según explica un funcionario porteño con un ejemplo. “Cuando Cristina y Máximo dijeron que tiene que haber menos hospitales en la Ciudad, tienen razón. Acá hay demasiados hospitales. La Ciudad tiene 14 hospitales generales de agudos y Londres, por ejemplo, tiene 5. Eso no se anima a decirlo ningún progre, pero Cristina sí lo dice. Hay que construir hospitales en otros lugares, y que funcionen como funcionan los de acá”, argumenta el ministro larretista, que se prepara para que la guerra acumule nuevas batallas.

Mirá también

Mirá también

[ad_2]

Fuente

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com
WhatsApp chat