https://images.ole.com.ar/2019/12/25/pvVNH87v_1200x630__1.jpg

-¿Te sentiste muy criticado cuando asumiste y sentís que ahora amainaron las críticas desde que te confirmaron como DT definitivo?

-No, no, nunca me sentí muy criticado, lo justo. A veces como todo, hay alguno que critica más de la cuenta pero no noté eso.

-¿No notaste criticas de colegas?

-No, no, no, sinceramente Y si hubo, no me enteré. No soy mucho de ver. Cada tanto mi vieja me cuenta cosas, pero no somos mucho de consumir, porque en la situación que estamos es normal que todo el mundo hable. Pero lo justo y necesario, la crítica por ser el entrenador de la selección, por el momento en que llegué que era un cambio, por la juventud que tenía, eso lo vi bastante normal. Pero no me perjudicó ni me benefició.

-¿Te habías plateado alguna vez estar en este lugar? ¿Lo habías soñado?

-No, en el corto plazo no, cuando empezás a entrenar, no. Pero mi sueño sí. Si no recuerdo mal, cuando empiezo a entrenar en Mallorca, a los chicos de 14 años, no me acuerdo si a mi papá o a mi mamá les dije: qué lindo sería entrenar la Sub 20 de argentina. me encantaría porque yo la Sub 17 no la pude hacer, yo hice la Sub 20, que para mi fue la mejor Selección que viví, una categoría espectacular, y que es una edad justa para dar el salto. Lo dije en 2015, 2016, cuando terminé de jugar Y yo me quedé para dirigir la Sub 20, y después paso que no arreglaron con ningún entrenador, que me ofrecieron seis meses para seguir de interino pero la Sub 20 era para mí un objetivo inalcanzable, algo espectacular. Porque es una categoría para mi hermosa. es un privilegio dirigir a esos chicos. La Mayor es el objetivo me imagino de un montón, el objetivo máximo, yo empecé ahí.

Mirá también

-Si decíamos cuando terminó Rusia, “Leo, vas a ser el técnico de la Selección Mayor”, nos hubieras dicho que estábamos locos.

-Cuando viajamos a L’Alcudia, llegamos allá, estábamos con Pablo (Aimar), con Martín (Tocalli), me llaman desde la AFA si aceptábamos hacer dos partidos, el inicio, porque después había dos meses para el siguiente y les daba tiempo ya hablar con… Nos miramos con Pablo y me dice: “No sé qué decirte. Si vas, yo te acompaño”.Y arrancó así, era imposible, inviable. Pensar que yo ya sabía, era una locura. Cuando tuve la posibilidad de quedarme en la Sub 20, que todavía no se sabía si era seguro, si nos íbamos a quedar, si Sampaoli se iba, si al final me la daban a mí, para mí ya era un premio quedarme en la Sub 20. Una categoría espectacular, yo los conocía porque habían entrenado todo el proceso con la Mayor. era un premio increíble”. Debe haber muchos casos. miramos en el propio porque somos argentinos pero hay casos en los cuales hay gente que llega y le dan la posibilidad. algunos la aprovechan, otros no. en mi caso era difícil decir que no, sobre todo cuando te dicen “es un momento muy importante, de transición, nos tenes que dar una mano”. Yo estaba encantado de la vida.

-Pero cuando vos dijiste que sí por esos dos partidos, ¿llegaste a imaginar todo lo que fue después?

Nosotros cuando termina el partido contra México en Mendoza, nos despedimos de los pibes. Emocionados, porque para nosotros ya estaba. No pensábamos más allá, estaba todo hecho, de dirigir la Sub 20, que era un premio. Dirigir seis partidos con la Mayor, otro premio más. Se termina ahí y el laburo que habíamos hecho era para el que viniera en ese momento. Para nosotros se había terminado, hasta ese momento no sabíamos anda. Se dio y bienvenido sea.

Mirá también

-¿Qué balance hacés del año?

-Creo que positivo. Empezamos el año, después de Venezuela y de Marruecos y antes de empezar la Copa, estábamos con ciertas dudas. Sabiendo que las cosas las estábamos haciendo bien pero que necesitábamos algo más y en la Copa, el arranque no fue bueno pero siempre confiamos en que había material, que había manera de salir de la situación, y creo que la mejor versión se vio en los cuartos de la Copa, en la semi y en el partido por el tercer puesto. Y a partir de ahí, el equipo se empezó a encontrar en sí mismo, ya bastante mejor conformado, con jugadores que ya se sienten jugadores de la Selección y terminamos el año bien, más asentados que al inicio, lógicamente. Por otra parte, creo que era lógico, con jugadores que todavía no tenían muchos partidos en la Selección, ahora sí podemos decir que tenemos una buena base.

-En un proceso de 21 partidos… ¿estás conforme cómo lo fuiste llevando y cómo fue creciendo la selección?

-Sí, y a nivel también personal, lógicamente, no es lo mismo el partido quinto que el partido 21. Por una cuestión de que… Que ahora me siento mucho más relajado, sabiendo que tenemos con qué, tanto a nivel de cuerpo técnico como de jugadores, logramos una conjunción buena. Creo que eso me deja tranquilo. Lógico que siempre hay cosas para mejorar pero en el punto en que estamos es para estar satisfechos.

-Parecía imposible hace dos años lograr una nueva base de jugadores de Selección. ¿Era lo que vos buscabas?

-Lo que realmente buscábamos era poder contar con la mayoría de jugadores que puedan jugar con la camiseta de la selección. A los nombrados Di María, Agüero, Messi, Otamendi, Romero, Tagliafico, eran jugadores conocidos, son jugadores que para la gente eran recontra conocidos y necesitábamos agregarle gente. Creo que lo que hemos hecho nosotros como cuerpo técnico lo hubiera hecho cualquiera, ese es mi pensamiento. Porque era una cuestión casi obligada de hacer. Por una cuestión generacional, había jugadores que habían declarado que no querían seguir. Otro punto es que había gente joven que venía desde abajo tirando con fuerza, entonces creo que en cierto modo sí es que en verdad fue un cambio importante pero diría que hasta lógico.

-Pero vos arrancás como un interino de seis partidos, después hay otro interinato hasta la Copa América y después viene la confirmación. Pero en el medio vos no diste banquinazos. Siempre fuiste hacia el mismo lugar. Y lo que al principio parecía lógico, eso se pudo llevar a cabo con decisiones que tenían que ver con el pasado.

-Sí, te entiendo. Pero nuestra idea no va a cambiar. Más allá de que ahora estemos confirmados, y venga la Eliminatoria y venga la Copa América otra vez, nuestra perspectiva y nuestra manera de ser no va a cambiar. La de seguir continuamente intentando sumar jugadores, seguir viendo jugadores,sobre todo a nivel juveniles. Si hay jugadores que se destacan, darles la posibilidad de que jueguen. No nos cerramos a eso, creemos que en la competencia es donde mejor van a rendir los futbolistas.Lógicamente hay una base. Esa base es prácticamente la que nos acompañó durante este año y medio, pero estamos abiertos a continuos jugadores que puedan ir mejorando, inclusive saliendo de abajo, y creo que eso formar parte un poco de todo lo que se mejoró en este ultimo año y medio. Es fundamental tirar de los jugadores de abajo, es fundamental que ellos sientan que hay jugadores que te pueden sacar el puesto, que no quieren perder el puesto en la Selección, que la camiseta es mía y yo no lo quiero perder. Para nosotros eso es importante. Y la competencia sana es lo que nos llevará a ser mejores.

-¿Y qué objetivos te planteas de cara al 2020? Eliminatorias durísimas y una Copa América en el país. Todos caímos en la realidad de que no éramos más potencia, que había que hace runa renovación y que no había que pedirle a la selección cosas que antes se le pedían. ¿En qué lugar estamos parados ahora?

-Siempre yo digo lo mismo. Competir podemos competir con cualquiera. No tengo ningún tipo de duda de que Argentina hoy, y hace dos años también, podía competir con cualquiera. Pero de ahí a pensar que podemos salir campeón del mundo o ganar la Copa América fácil, creo que sería un error. Un error porque sería vender algo que no creo que sea lógico. Prometer ahora mismo es muy difícil, sobre todo en lo que es Sudamérica, que creo que son las Eliminatorias más complicadas el mundo pero sí lógico está la ilusión de la Copa en nuestro país de disputarla si es posible hasta el último partido y en las Eliminatorias intentar ser un equipo difícil de batir y seguir dando la sensación de equipo. Nosotros no podemos prometer más. Prometer más sería imprudente, sería no seguir el camino que trazamos. La realidad indica que somos una selección difícil de batir, somos una selección importante pero hoy en día no podemos decir que le podemos ganar a cualquiera.

-Además son una Selección en formación.

-Sí, bueno formación… Ahora mismo podemos decir que tenemos una cierta base, que tenemos donde tirar y siete ocho o nueve jugadores salen casi de memoria. Entonces eso ya es un paso adelante. Pero el paso siguiente de decir estamos entre las cinco mejores del mundo no me atrevería a decirlo.

-A veces resulta raro pero resulta lógico. Tenés a Messi, tenés a Agüero pero no podés decir estoy entre las cinco mejores selecciones del mundo. Pero al mismo tiempo es el aprendizaje que nos dejó lo que pasó. ¿Coincidís?

-Te entiendo. Pero más allá de nombres propios, los dos que dijiste lógicamente, pero más allá de nombres propios, más que nunca el fútbol ahora es un deporte en equipo. Siempre lo fue, siempre, de toda la vida, tengo ese concepto de que empecé a jugar pero ahora es más que nunca. No hay manera hoy de que un jugador te gane un partido, no hay manera. Ni Leo te gana un partido solo, aunque sabemos que si está bien posiblemente te lo pueda ganara. Pero nosotros no podemos salir a la cancha pensando que tenemos a él y podemos ganar un partido. Eso para empezar… Pero mientras no tengamos en la cabeza la cuestión de equipo, de que hay que trabajar, de que todos tienen que correr cuando no tenemos la pelota, vamos a dar mucha ventaja. Yo creo que hoy en día la mayoría de la selecciones potentes, para mí Francia que fue el último campeón del mundo, es un equipo hecho y derecho y todos saben lo que tienen que hacer. Por algo salió campeón del mundo Nosotros tenemos que lograr eso, conseguir eso, creo que estamos por el buen camino. Ahora, si empezamos a hablar de individualidades, es donde nosotros estamos errando, pecando, ese es el problema.

-El cambio conceptual que se da desde tu llegada, a partir de tu discurso, es que vos dejás de recargarle la mochila Messi, de recargarlo mediáticamente, diciendo que esto es una cuestión de equipo y lo corriste de eje. ¿Fue algo buscado, fue algo pensado? ¿O simplemente es algo que sentís?

-Ni pensado ni buscado, es algo que yo llevo adentro desde que juego al fútbol. Cuando jugaba, siempre fui un jugador de equipo, que creía mucho en el grupo. Sigo creyendo que un buen grupo le gana a las mejores individualidades, y lo pienso y por eso lo reafirmo. Y aun teniendo al mejor de todos, el que nos va a hacer ganar un partido es el equipo. Sigo pensando que necesitamos formar un equipo y necesitamos acompañarlo. Creo que nuestro mayor problema es pensar que cualquier jugador de los nuestros puede ganar un partido. Gracias a Dios lo entendieron todos. Del primero al último jugador que estuvo y ellos son conscientes, No son tontos. Los jugadores que juegan a estos niveles saben que hoy en día el fútbol se decide por detalles y a lo mejor el jugador que entra en el segundo tiempo faltando cinco minutos decide un partido y media hora antes estaba sentado en el banco no sabiendo lo que iba a pasar. Y si ese jugador está en el banco sabe que puede ser importante, que puede aportar al grupo, es lo que nosotros tratamos de transmitir, Para nosotros son todos importante. Es una frase que parece hecha.

-Es básico en tu discurso.

-Y estás en una Selección. En una Selección no hay lugar para las caras largas; nunca las tuvimos pero no hay lugar para eso.

-Pero tuviste que cambiar un chip que había, interno y externo, de decir le prendemos velas a Messi, y Messi, y Messi… Vos desde lo discursivo, y desde tus acciones, empezás a cambiar esa situación. Calculo que a los jugadores, de entrada, los debés haber sorprendido.

-Partí de la base que ellos saben que nosotros no nos casamos con nadie. No tenemos problema. Más allá de que yo no haya tenido tanta experiencia como entrenador cuando empecé, más allá de todo eso, yo tenía mi idea de juego, mi idea de cómo ser entrenador. Y mi idea como entrenador que es no me caso con nadie y juegan los que realmente creemos que se merecen jugar. Mas allá de que después podemos errar o no, los jugadores pueden estar totalmente tranquilos de que será así. Cuando el jugador entiende que eso es verdad, ya tenés bastante ganado. Nosotros les fuimos claro que cada decisión que tomamos es por el bien del equipo y que no va a haber trasfondo atrás de una decisión.

-Claro, eso sorprende porque en otra época el no hacer jugar a Agüero con Brasil hubiera sido una hecatombe mediática y hasta una hecatombe interna. Y ahora pasó como si nada…

-Nosotros somos sinceros, los llamamos y les explicamos. No le explicamos el por qué, sino que les decimos la idea que tenemos y a partir de ahí el jugador reacciona cada uno de la manera que quiere. En este caso la reacción fue en todo sentido positiva de parte de los jugadores. El jugador presiente, siente y necesita que le vayas con la verdad, no hay dudas. Porque la verdad a lo mejor ahora duele al momento que te la digo, pero dentro de una hora ya duele menos y dentro de medio día la verdad no dolió. Sin embargo, el andar por atrás o no decir a lo mejor es donde realmente uno puede fallar. Nosotros, en este caso, somos bastante directos. Y las decisiones que tomamos, las tomamos por el bien del equipo, no hay ningún tipo de duda de eso.

-Te tocó arrancar el proceso sin Messi. Citando jugadores, haciendo la renovación. Y al momento de citar a Leo, ¿cómo hiciste para que los jugadores bajen del póster al ídolo y lo sintieran como un par?

-Yo soy bastante abierto. Lo hablamos con los jugadores con ellos adelante de Leo, no hay ningún problema. Nos reunimos, charlamos, y también es verdad que Leo es una persona común y corriente y hace todo a la perfección con este grupo, porque es un grupo de jóvenes de bien, cercano, con algunos ya se conocía, con Paulo, con Paredes, ya habían estado. No fue difícil, lo más difícil es adentro de la cancha, que por momentos los primeros partido sea bastante lógico que no se encuentren pero con el correr del tiempo logramos no depender tanto de él. Siempre depender pero no tanto. Sabiendo de que está adentro de la cancha pero sabiendo que en cualquier momento otro jugador nos puede hacer ganar un partido. Para nosotros eso es importante que ellos sepan de que Leo juega para nosotros pero que el resto de los jugadores también pueden aportar para ganar un partido. Si logramos entender eso, nos irá bien. Si no logramos entender eso, bueno, se nos complicará mucho.

-En eso está que De Paul se anime, que Dybala se anime, que Paredes se anime…

-Eso está solucionado. Solucionado en el sentido de que ellos ya saben de que es nuestro y juega para nosotros. Y que no lo miramos sólo en el póster. Lógicamente que si vamos cambiando jugadores todo el tiempo, y vienen cinco nuevos, a esos cinco nuevos a lo mejor les costará. Pero si la base del equipo es la misma, si le vamos agregando jugadores como Nico Domínguez, que es el primer partido que juega con Leo, y poco a poco vamos trayendo otros, esos jugadores poco a poco se van a… pero si traés de a cinco nuevos es más difícil. Pero creo que eso lo tienen asumido ellos y creo que es lo mejor que hicimos. Más allá de jugar bien o mal, es lo mejor que hicimos. Vos podés jugar mal pero intentar hacer otra cosa, intentar ver que el equipo intenta buscar a veces otras soluciones y eso es lo mejor que hicimos en estos seis meses.

-¿Y dirigir a Messi cómo es? ¿Te soluciona cosas, te sube la vara como DT? Acaba de ganar el sexto Balón de Oro.

-Te soy sincero: lo vivo como dirigir a cualquier otro jugador, le doy las mismas indicaciones, hablamos de lo mismo.Cuando hablamos de la pelota parada, Walter, el Ratón o Pablo, le dicen dónde tiene que estar, es uno más. No hay ningún tipo de dudas de eso. Claro, cuando lo vez jugar, te llama la atención como lo haría Dybala cuando juega bien. En cuanto a eso, nosotros partimos con ventaja. Yo fui compañero, la relación es buena, entonces yo no lo veo tanto como lo ve la gente, lo veo como un jugador que tengo, además, una buena relación. Lógicamente es un placer dirigirlo, como hay muchos jugadores. La verdad que la Selección Argentina cuando está bien, es un placer verlos jugar, verlos entrenar, ver cómo se brindan, y eso está muy bueno.

-Te preguntaban: “puede ser la ultima Copa de Messi, ¿no te dan ganas e ganarla por él?”. Y tu respuesta fue “sí, me gustaría ganarla por él pero mucho más por la Argentina”.

-Pero yo creo que no debe haber una persona en el país que no quiera que ganemos la Copa América, un Mundial… Sólo pensar por él, me parece injusto hacia él, cargarle todavía más responsabilidad. Y segundo injusto para todo el mundo, porque tiene la misma ganas de ganarla él que Musso, por ejemplo, no tengo dudas. Entonces yo creo que eso lo tenemos un poquito empezar a dejar de lado. Mucha gente dice “merece ganar la copa, por todo lo que hizo”. Y ya sabemos que es leyenda y que no necesita ganar más nada para demostrar lo que es pero un título lo merece ganar cualquier futbolista argentino y el hincha de Argentina. Todo el mundo estamos esperando ganar algo, esperemos que se consiga cuanto antes.

-Cuando vas a Pujato o a Mallorca, ¿qué te dice la gente? ¿Qué es lo que más te pregunta?

-El que me conoce, en el pueblo, que sabe cómo soy, que soy muy cercano y no tengo problema de hablar con nadie, entonces la pregunta, sobre todo de mis amigos es cómo cambié la manea de jugar, porque yo era un picapiedras cuando jugaba y ahora intentamos, no digo de ser líricos, no, para nada, pero sí que jugamos con con jugadores de bastante corte ofensivo sin dejar de pensar en la parte cuando no tenemos la pelota y todo eso. Pero sí lo primero que te preguntan es que vos eras un patadura cuando jugabas y ahora sos totalmente diferente como entrenador. Y yo les respondo de que no, que me voy adaptando. Si uno ve la transformación nuestra de cuando empezamos a entrenar, nuestra manera de jugar, cuando no estaba Leo sobre todo, era un fútbol más directo, con jugadores bastante más rápidos, nuestra manera de jugar era diferente. Cuando empezamos a ver el tipo de jugador que teníamos, que podíamos jugar de otra manera, nos adaptamos y cambiamos. Lo bueno de todo y lo más rescatable es que nos vamos adaptando a lo que el jugador necesita o a lo que el jugador demuestra que necesita. Nosotros en eso crecimos un montón. Sobre todo, los seis primeros partidos nos dimos cuenta de que había que jugar de esa manera. Y después cuando vimos los jugadores que tenían potencial para quedarse, más los que podían venir, podíamos modificar algo, y eso es lo mejor.

-Pero hay como dos formas: un equipo que juega de una manera cuando está Messi, con Messi con uno más o con Messi y dos más. La idea es la misma pero hay un cambio.

-Digamos que de una manera un equipo es más plano, por la zona en la que están los jugadores; no hay tantos jugadores internos, hay jugadores más por afuera. Y de la otra manera lógicamente tenés mucho más potencial por adentro, con los delanteros… Son diferentes maneras de jugar pero siempre pensando en el arco rival y cómo intentar recuperar la pelota para después volver a atacar. Para nosotros no cambia jugar de una manera u otra, lo hacemos en función del rival. Pero no de protegernos solamente, sino de cómo le podemos hacer daño. El que no entienda eso en el fútbol, no solo del lado de los jugadores, el hincha, el periodista, el contrario, el que no entienda que el fútbol va mutándose continuamente, que de un momento jugás 4-3-3- y en otro pasas al 3-4-3, y en otro al 4-4-2… El que no entienda eso, sinceramente, se le va a complicar entender el fútbol del futuro. Me gustaría que alguien me explique el sistema que usa el Manchester City cuando Kyle Walker se mete de doble 5, no tiene nombre ese sistema de juego. Es que los sistemas de juego son difíciles. Yo una vez respondí “no son importantes los sistemas de juego, no digo que no es lo más importante pero se van mutando continuamente el fútbol. Si hay veces que te atacan con un delantero, ¿para qué tenés tres atrás? ¿O cuatro atrás? Con dos centrales te basta y con los laterales que ataquen y un 5 ahí dando vuelta.

-¿En el cambio no hay un signo de debilidad? Juego 4-4-2 porque tengo un rival que me juega 4-3-3 o…

-Para nada, para nada. Lo que sí es que hay veces que vos no podés cambiar un sistema con los mismos jugadores. A veces te da que con los mismos podés hacer un sistema. Por ejemplo, Acuña te puede hacer dos o tres funciones, entonces te beneficia hacer ciertos cambios. Pero si de repente vos parás un equipo y hay jugadores que no te permiten hacer otro sistema, al final estás obligado a cambiar un jugador. Y eso no significa una debilidad sino que no lo podés hacer. Yo creo que al contrario, los cambios a veces se hacen en mejorar el equipo, en mejorar cómo hacerle daño al otro equipo y no sólo para defenderse.

-¿Y eso el jugador lo entiende? Con diferencia de tres o cuatro días, juega de manera distinta y con otros compañeros.

-Sí, el fútbol es… Hoy le preguntaría a Acuña cuál es su posición y él no sabría responderte: porque un domingo en el Sporting juega de 3, y al siguiente juega abierto a la izquierda en un 4-4-2 y después juega de interno en el 4-3-3. siempre por izquierda, pero le van modificando pero no tanto. Ahora, si vos me decís, uno que juega de 9 lo ponés de 4, ahí sí son cambios que no tiene ni un sentido. Pero en cuanto a eso, vamos camino a eso. Ya hace años que el fútbol va camino a eso. Y hoy en día cualquier jugador te juega en dos o tres posiciones. Y nosotros creemos que eso es fundamental.

-Y si tuvieras que describir a tu equipo, ¿cuál es la identidad?

-Nosotros fuimos mutando. Antes no éramos un equipo tanto de tenencia, éramos un equipo bastante más directo, sobre todo en esos primeros seis meses, de ataques muchos más rápidos, de robar y atacar rápido. Y ahora somos un equipo que rara vez no ganamos la posesión de la pelota, que pensamos mucho más la jugada, que tenemos jugadores más posicionales, y a veces, las posiciones que ocupan son para distraer o fijar rivales, pero sin perder el orden. Lo mejor que hicimos, sobre todo contra Alemania en el segundo tiempo, y contra Uruguay el segundo tiempo que íbamos en desventaja, el equipo nunca se partió. Y creo que eso es signo de madurez. Porque sobre todo vos cuando vas perdiendo, en Alemania íbamos 0-2, por ir a buscar te terminás partiendo, y corrés riesgo de que la imagen no sea buena. Contra Uruguay lo mismo, perdíamos 1-0 y la imagen siempre fue de un equipo estructuralmente bien parado. Eso para nosotros es importante. Porque sino, con los jugadores ofensivos que tenemos, si no tenemos una estructura de juego de ataque y de defensa, al final estás obligado a cambiar. Por eso les decimos, jugando de esta manera pero tenemos que tener un estructura, tanto de ataque como de defensa. Creo que la madurez del equipo es lo mejor que tuvimos.

-¿Qué jugadores te sorprendieron?

-Hay jugadores interesantes. Los conocidos ya sabemos todos quiénes son, los buenos. Después hay jugadores que se adaptaron muy bien, como Lucas Ocampos, que vino en las ultimas convocatorias y lo hubiéramos querido traer antes y en la primera gira se lesionó y no pudo venir. Nico Domínguez es un chico que puede ser importante. A Exequiel Palacios que no lo pudimos tener mucho creemos que puede ser un jugador fundamental. Y Lautaro Martínez… Pero Lautaro no es una sorpresa. Lo pedía a gritos esa posibilidad, hasta la merecía. Nico González también puede ser un jugador importante. Hay muchos. Lo importante de todo esto es que ya tienen una serie de paridos en la Selección y que no se encuentren en un hábitat que no sea el suyo. Me hubiera gustado tener otros seis meses de aprendizaje pero ya está, ya viene lo difícil.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Web Efemosse
/ España: efemossesistemas.com